Mundo NOVA
En Sant Llorenç des Cardassar

Mallorca está de luto: nueve muertos y seis desaparecidos es el saldo de una fuerte tormenta en el lado este de la isla

Unos 400 efectivos del Ejército, Guardia Civil, bomberos, policías locales y de Protección Civil trabajan en la zona afectada.

La localidad mallorquina de Sant Llorenç des Cardassar, de unos 8.000 habitantes, se encuentra este miércoles anegada y devastada después de que una descomunal tormenta descargara el martes por la tarde 220 litros por metro cuadrado en apenas unas horas.

La fuerte tormenta que azotó a Sant Llorenç, una isla de Mallorca y a unos 60 kilómetros de Palma, ha dejado hasta el momento nueve personas fallecidas, otras seis desparecidas, tres heridas y más de 200 vecinos desalojados.

La intensidad del desastre natural provocó el desbordamiento del torrente de Ses Planes, que arrasó con el casco urbano arrastrando decenas de autos, inundando casas y dejando a centenares de vecinos atrapados en sus domicilios.

Según el servicio de emergencias 112, el primer fallecido fue un hombre de edad avanzada y movilidad reducida, que fue encontrado por los servicios de rescate en el sótano de su domicilio de la calle Ordinas de Sant Llorenç.

Una segunda víctima mortal fue sorprendida por la riada en el mismo municipio, en una zona de la carretera que une las localidades de Canyamel y Artá y a lo largo de la madrugada, el servicio de emergencias ha confirmado la muerte de otras dos personas, una de ellas una mujer hallada sin vida en el interior de su domicilio en Sant Llorenç y otro fallecido en s'Illot.

La octava víctima mortal está sin identificar y, según el 112, ha sido localizada también en s'Illot. La Guardia Civil no ha dado ningún dato de la novena víctima.

Este miércoles empiezan a evaluarse los daños dejados por la crecida y comienzan los trabajos de recuperación del municipio con ayuda de la unidad Militar de Emergencias (UME), mientras se prevé que continúe lloviendo con fuerza sobre las islas.

Por su parte, Unos 400 efectivos del Ejército, Guardia Civil, bomberos, policías locales y de Protección Civil trabajan en la zona afectada por los desbordamientos tratando de auxiliar a personas atrapadas y de localizar a los desaparecidos.

Lectores: 587