Nacionales
Panorama político nacional

Los tapó el agua

Mario y Adolfo Ferreiro (Dibujo: NOVA)

Por El Detective Salvaje

El último miércoles, la Junta Municipal declaró en emergencia integral por 90 días la Capital del país debido a las inundaciones que afectan a miles de familias asentadas a orillas del Río Paraguay. Aunque el sostenido crecimiento en el nivel de las aguas venía alertando sobre el inminente desborde, la comuna fue (una vez más) incapaz de prever la crisis. 

“Desde el 2015 a esta parte sufrimos tres inundaciones, dos de ellas imprevistas, como la actual” reconoció Mario Ferreiro hace diez días.

El acuerdo con el Ejecutivo para acelerar la ejecución de las obras que aún están pendientes de poco sirve a la hora de mejorar la alicaída imagen de un intendente que nunca encontró el rumbo.

Durante el primer año y medio, los concejales colorados los mantuvieron a raya con la permanente amenaza de “shake” y de julio de 2017 para acá, se ha entregado por completo a los caprichos de su hermano Adolfo.

Los que lo conocen, aseguran que el jefe comunal está “harto” y que la idea de presentarse a un segundo mandato “ni se le cruza por la cabeza” e incluso en el entorno del intendente (donde están los que podrían “presionarlo” para que se postule) están más preocupados por “terminar bien” que en ir por la reelección.

Aunque la gestión Ferreiro nunca fue buena, su suerte quedó sellada cuando en diciembre de 2017, Mario apoyó la decisión de su hermano de repetir la fórmula Adolfo-López Perito para el Senado por Avanza País, en detrimento de la propuesta del Partido Febrerista, que quería el 2 para su presidenta, Josefina Duarte.

Lo que Camilo Soares empezó a denunciar cuando lo expulsaron de la mesa chica del intendente asunceno, hoy lo repiten cuanta fuente uno consulte: “Mario es un esclavo de su hermano( Adolfo)”. 

Mientras el excomunicador intenta sobrevivir, sus aliados liberales coinciden en la necesidad de construir un frente que les permita mantener la intendencia, pero coinciden en que como están las cosas, no sería Ferreiro el mejor candidato.

Un nombre que se barajó para sucederlo cuando el jefe comunal coqueteaba con la posibilidad de la Presidencia es el del concejal Federico Franco Troche, un dirigente valorado, pero desconocido.

Por el lado de los liberales es el actual concejal y exminstro, Humberto Blasco, el único que por el momento ha expresado intenciones de postularse y por lo que dicen las fuentes consultadas por NOVA, su nombre no genera demasiado entusiasmo.

La situación parece poner la intendencia en bandeja a los colorados que no deberían esforzarse mucho para poder recuperar la comuna. Aunque Santi Peña descartó hace pocos días una posible candidatura suya, no hay que ser un genio para darse cuenta que caso de presentarse tendría amplias posibilidades no de ganar, sino de arrasar. Pero como el objetivo del joven cartista parece volver a ser la Presidencia en 2023, habrá que buscar por otro lado. 

Lectores: 660