Nacionales
El cuñado de Díaz Verón controlaba las operaciones

Panchita G saquea 3.800 millones de litros de agua del Río Pilcomayo para su reservorio ilegal

  • El reservorio de 190 hectáreas no cuenta con licencia ambiental.
    Foto 1 de 2
  • El reservorio de la estancia La Madrugada.
    Foto 2 de 2

Por Jorge Villalba Digalo

Alrededor de 3.800 millones de litros de agua del Pilcomayo fueron a parar ilegalmente al mayor reservorio del Chaco, también construido ilegalmente, de  190 hectáreas en la estancia La Madrugada propiedad de la empresa Panchita G de Navegación. Una cantidad de agua así le costaría a cualquier productor del lado argentino alrededor de dos millones de dólares, pero a Panchita G y los productores de la zona del Pilcomayo no abonan un solo guaraní por el uso de las aguas del Pilcomayo y cada vez exigen más y mejores obras al estado.

En plena temporada de aguas bajas la gente de Panchita G instaló una potente motobomba en en uno de los brazos del Pilcomayo conocido como Cañada La Madrid Sur con capacidad para sacar 6 millones de litros por hora y así alimentar el mayor reservorio del Chaco construido sin  licencia ambiental en la zona de Margariño (Boquerón). 

La propia gente  allegada a Panchita G encargada del saqueo de las aguas viralizó fotos y videos del acto, entre julio y agosto. Y hasta hoy el acto sigue en la absoluta impunidad.  El hecho según especialistas constituiría un delito ambiental con pena de hasta tres años de privación de libertad. 

Una de las fotos fue viralizada por Sebastián González, apoderado de Panchita G e  hijo de Aureliano González. Este último es el propietario de la empresa Panchita G Líneas de Navegación que cuenta entre sus principales actividades la fabricación de barcazas y la realización de fletes fluviales con una importante flota de barcazas, además dededicarse a la a actividad agropecuaria.

La empresa Panchita G. es propietaria de algo más de 10.000 hectáreas en el Chaco y en una porción de las tierras se dedica fundamentalmente al cultivo de papas y cebollas, para lo cual  su gente extrajo este año alrededor de 3.800 millones de litros, que es la cantidad necesaria para llenar el reservorio ilegal de 190 hectáreas con un nivel promedio de dos metros de altura. 

En el lado argentino los productores pagan al estado un canon de alrededor de 3 guaraníes por cada litro de agua del Pilcomayo que utilizan, lo que sirve para financiar grandes obras de infraestructura en el Pilcomayo. En el lado paraguayo los empresarios dedicados a la explotación agropecuaria no pagan un céntimo por los millones de litros extraídos del Pilcomayo y cada día aumentan sus quejas y exigencias al Estado por aumentar las obras que apunten a asegurarles agua gratuita durante todo el año.

Las tareas de saqueo de las aguas del Pilcomayo se pueden ver en un video viralizado por wasap en la que se ven algunas personas y entre ellas a Zenón Morínigo. Este es conocido  como “El gran cuñado” ya que es cuñado del ex fiscal general Javier Díaz Verón. Morinigo es vocero de Panchita G en cuestiones relacionadas al Pilcomayo y ha controlado personalmente las tareas del desvío ilegal de los millones de litros a la estancia La Madrugada en donde según denuncias explotan a  indígenas, incluyendo mujeres y niños,  en la cosecha de papas y  cebollas y otros  rubros.    

Investigación

El Ministerio del Ambiente y Desarrollo Social, conforme a rumores en sus pasillos, la empresa Panchita G de Navegación sería multada con 1.200 millones de guaraníes y una prohibición de extraer aguas del Pilcomayo por cinco años. Además, los antecedentes se pasarían a la Fiscalía del Ambiente a los efectos de determinar si se cometieron o no delitos ambientales.

Los fiscales el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Social  SEAM, Julio Marecos y Rocío Barreto llegaron hasta la estancia La Madrugada el pasado 4 de octubre pasado a raíz de una denuncia recibida acerca de que en la misma se estaban desarrollando cambios importantes que podrían afectar el ambiente. Según el acta corroboraron la construcción del reservorio de 190 hectáreas, sin licencia ambiental, y además otros 10 pozos de 18 metros para reservorios de agua. 

El acta agrega que la motobomba fue para sacar agua del Pilcomayo se hizo sin criterio técnico ni instrumentos  de regulación, que garanticen la conservación del cauce y caudal de las aguas del río Pilcomayo. Y aunque en los pasillos del Ministerio del Ambiente se rumorea que la sanción podría salir en los próximos días, la realidad es que el robo de casi 3.800 millones de litros del Pilcomayo sigue en la total impunidad.

Lectores: 2624