Mundo NOVA
Se acentúa la crisis y la violencia

Protestas contra el gobierno dejaron un muerto y diez heridos en Nicaragua

En Roma, el Papa se refirió a la crisis de Nicaragua tras el Ángelus dominical y alabó el esfuerzo de los obispos que median en el diálogo nacional.

Los violentos sucesos que, durante el fin de semana, dejaron un muerto y 10 heridos en Nicaragua, parecían haberse calmado anoche, según datos de organismos de derechos humanos independientes, aunque la tensión continúa sin ceder. Un manifestante fue herido anoche durante una caravana de vehículos por las calles de Managua, para pedir que cese la violencia y que renuncie el gobierno que encabeza Daniel Ortega.

Álvaro Leiva, presidente de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), acusó al gobierno de Ortega de impulsar “un genocidio”, tras informar sobre el deceso de un joven de 23 años, herido al finalizar una marcha antigubernamental.

El fallecido es un joven vendedor de banderas que acompañaba a los manifestantes. Diez más resultaron heridos, entre ellos una niña, dijo Leiva al Canal 15. La policía anunció que investigará los hechos. Entre los heridos figura un joven universitario con diagnóstico de “muerte cerebral”, informó la emisora citando fuentes médicas.

Miles de personas participaron el sábado en Managua y otras ciudades del país en nuevas marchas contra el gobierno en memoria de los más de 280 muertos, entre ellos 20 niños, según datos de activistas, registrados desde abril tras estallar la peor crisis de Nicaragua en las últimas cuatro décadas.

En Roma, el Papa se refirió a la crisis de Nicaragua tras el Ángelus dominical y alabó el esfuerzo de los obispos que median en el diálogo nacional.

“Renovando mi oración por el amado pueblo de Nicaragua, deseo unirme a los esfuerzos que realizan los obispos del país y numerosas personas de buena voluntad, en su papel de mediadores y testigos en el diálogo en camino hacia la democracia”, dijo, en la Plaza San Pedro.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, que mantiene una misión en Nicaragua, llamó al Gobierno “a cumplir con sus obligaciones internacionales y respetar el derecho a manifestarse pacíficamente”.

La crisis en Nicaragua comenzó con una manifestación estudiantil el 18 de abril, pero la protesta se convirtió en una rebelión cívica a raíz de la violenta acción de policías y paramilitares contra los manifestantes. Según la ANPDH, la cifra de muertos asciende a 285. El Gobierno sólo reconoce oficialmente 74.

Lectores: 312