Nacionales
La Senavitat no ejecutó 588 millones de dólares

El rotundo fracaso de Cartes deja sin vivienda a 132.940 personas

  • Horacio Cartes junto a sus ministros "estrellas" Soledad Nuñez y Santiago Peña.
    Foto 1 de 2
  • Los números del fracaso.
    Foto 2 de 2

Por Jorge Villalba Digalo

La Senavitat dejó de construir 33.235 viviendas en la era Horacio Cartes, según informe de la Dirección General de Control de la Gestión Pública, por lo que se puede estimar que la ineficiencia ha dejado sin vivivienda a unas 132.940 personas mientras miles de compatriotas duermen bajo techos de cartones, chapas o plásticos en el más absoluto desamparo.

Según el informe Senavitat cuenta con 47.743 viviendas no realizadas, aunque este número incluye 14.508 del 2018, por lo que lo más razonable sería no incluir esta última cifra en el total; de esta forma, quedan 33.235 viviendas no realizadas entre el 2013 y el 31 de marzo del 2018, a pesar de que los fondos estaban disponibles.

El lapidario informe da cuenta que el presupuesto disponible para la Senavitat entre el 2013 y el 31 de marzo del 2018 era de nada menos que 5,4 billones de guaraníes equivalente poco más de 1.092 millones de dólares, pero las distintas administraciones del 2013 a esta parte solamente ejecutaron el 46 por ciento de estos recursos, en un país en donde el déficit habitacional se estima en 700.000 viviendas, en acto casi criminal.

Una de las formas antiguas de corrupción en la administración pública ha consistido en enriquecerse sin hacer nada, sin ejecutar el presupuesto, colocando los fondos en los bancos para cobrar intereses bajo la mesa. La Senavitat en el periodo mencionado ha dejado de ejecutar la fantástica suma de algo más de 2,9 billones de guaraníes, equivalente a 588 millones de dólares mientras miles de personas  siguen sin acceder al crédito para viviendas lo que motivó que incluso cooperativistas invadieran la sede de la Senavitat exigiendo atención a sus reclamos.

La Senavitat  además acumuló retenciones a las empresas constructoras, hasta hace unos días, por alrededor de 10.000 millones de dólares que debían ser reembolsadas a los empresarios cuyas obras cuentan con recepción definitiva,  causando un serio perjuicio a las pequeñas empresas constructoras. ¿Qué hace la Senavitat reteniendo casi 2 millones de dólares de los empresarios?

Un claro ejemplo del fracaso de la Senavitat es la compra del complejo habitacional de Mariano Roque Alonso, hace casi tres años, para la construcción de un nuevo barrio, y sin embargo hasta hoy  no ha logrado poner en el lugar un sólo ladrillo. Es más, no ha podido ni siquiera terminar el proyecto de alcantarillado para su licitación por lo que el inicio de la construcción de los departamentos quedará en manos del próximo gobierno.

Manipulación

La ministra Soledad Núñez había mencionado en su momento que durante su primer año de gestión, el 2015, se habían construido 10.000 viviendas, sin embargo, el estudio de la dependencia del Senado, expresa que en ese periodo de tiempo se terminaron sólo 7.034 viviendas. Existe una gran diferencia en los números y en los términos, ya que Soledad Núñez habla de construcción, es decir, inicio y terminación de viviendas durante el 2015, mientras que el documento hace referencia a la terminación de viviendas, lo que incluye a viviendas iniciadas en el 2015 y también en años anteriores. 

La ministra saliente, Soledad Núñez al mencionar que durante su primer año de gestión en el 2015 ha construido 10.000 viviendas olvidó mencionar haber recibido algo más de 7.000 viviendas con distintos niveles de ejecución heredados de la administración de Francisco Knapps. La Cámara de Diputados en su intención de tener claridad en los números  envió un cuestionario en el que preguntó a la ministra Núñez cuantas viviendas se construyeron en el 2015, es decir, se iniciaron y terminaron en ese periodo, a lo que contestó que ese no era un indicador utilizado por la institución a su cargo!.

La Senavitat viene incluyendo en sus estadísticas las viviendas construidas por otras instituciones como el MOPC, Yacyretá e  Itaipú,  como si hubieran sido construidas por ella cuando la licitación, el financiamiento y la ejecución del proyecto corrió a cargo de las binacionales. La administración actual incluso presenta en su web obras terminadas durante el de Fernando Lugo como si fueran concluidas durante la gestión de Soledad Núñez.

El documento de la Dirección General de Control de la Gestión Pública expresa que “El registro de la Senavitat no es confiable por mostrar diferencia de G. 31.100 millones entre la Ejecución Presupuestaria Financiera Productiva y la Ejecución Presupuestaria Financiera por Área Geográfica de Producción. Esta denuncia debería movilizar a la Contraloría, la Procuraduría y la Fiscalía, como debió movilizarlas con otras denuncias anteriores, pero estas instituciones tienen el mismo nivel de eficiencia que la Senavitat.  De esta forma Soledad Núñez seguirá alardeando de sus “logros” mientras miles de compatriotas seguirán durmiendo en las calles.

Lectores: 3071