Nacionales
Masacre de Curuguaty

NOVA con los condenados tras conocer la anulación del fallo: "Solo mediante el pueblo hay justicia"

Domingo Laino, presidente de la PEICC, visitó este viernes bien temprano a los absueltos.

Eran las dos de la tarde cuando Arnaldo Quintana recibió el audio de la activista Guillermina Kanonikoff comunicándole que la Corte había anulado la sentencia y quedaban en libertad.

“No creí en ese momento. Me quedé sin palabras. No sabia si reírme o llorar. No me sentía. Fue un momento único”, dice “Paleta”. 

Porque comparte celda con él, fue Luis Olmedo el primero en conocer la noticia. Dormía cuando el grito de su compañero lo despertó: “Luis, ¡libertad!”, le dijo antes de terminar de escuchar el audio de la activista.

“Me sorprendió. Pensé en mi familia, papa Dios y los compañeros que luchan por nosotros. En cinco minutos armé el bolso para irme”, cuenta Luis. 

El tercero en enterarse fue Néstor Castro. Estaba en la cocina, donde trabaja, como todos los días. "¡Nos dieron la libertad!", le informó el encargado de “notificar” a los ahora absueltos.

“Es sorprendente, esperábamos pero no tan temprano. Los jueces hicieron lo correcto. No hay pruebas, somos inocentes”, dijo.

“Todos me felicitaron…ya es hora, son inocentes… los jueces hicieron lo correcto…eso me dijeron los internos de todos los pabellones”.

“Me sentí aliviado por mi familia y los compañeros que luchan por que se haga justicia es muy triste por nuestra familia”, confesó Néstor.

Ruben Villalba fue el último en enterarse. Jugaba “piki-voley” cuando vio que Arnaldo llegaba corriendo. “Me sorprendió y no le creí. Pero Arnaldo insistió: ‘Conseguimos la libertad!’ me dijo llorando y ahí sí le creí”.

“Agradezco infinitamente a toda la gente. En una carta dijimos que solamente el pueblo lograría nuestro libertad y así fue. Solo mediante el pueblo hay justicia”, expresó el líder campesino.

Luis, Néstor y Arnaldo adelantaron que se instalarán en Marina Cué, donde los familiares de las víctimas han construido una pequeña comunidad. El caso de Ruben Villalba todavía no está claro ya que le queda un año por cumplir condena por invasión de inmueble ajeno. Sin embargo, y por haber cumplido ya las tres cuartas partes de esa sentencia, obtendría la libertad. 

Lectores: 558