Sexo y erotismo
Amor, enojo y venganza

Técnicas para no tener una relación tóxica

Todos reciben lo que dan. Da amor y recibirás amor.

Las parejas atraviesan momentos de felicidad, de romance, de tristeza y también de enojo. Es normal enojarse con la pareja, sentir odio por momentos, ganas de llorar y deseos de no verla nunca más. El problema no es el enojo sino cuando perdura en el tiempo y no se termina expresa.

En una discusión no existe quien gana y quien pierde, los dos ganan o los dos pierden. Una pareja es de dos personas que se convierten en una unidad.

La mejor manera de que una relación perdure es comunicando que se siente y que se piensa. Luego, la clave es saber perdonar y buscar una solución ante los conflictos.

Suele suceder que cuando a uno de los miembros de la pareja le molestó algo que hizo el otro y no lo expresó demostrando su enojo, siente la necesidad de vengarse. Por ejemplo: El hombre no le avisó a su mujer que iba a salir con sus amigos y se lo dijo a último momento sabiendo que tenían una cena familiar. Luego, la mujer decidió salir sin avisarle y apagó su celular.

Maltrato diario

Es importante mencionar la diferencia entre enojo y violencia. El enojo es una emoción y la violencia es una conducta que puede presentarse en la mayoría de los casos por causa de la esa emoción explosiva.

En muchas parejas se presenta el maltrato diario menospreciando al otro o haciéndolo sentir inferior. Ese maltrato produce que la otra persona tenga la necesidad de responder de la misma forma o alejarse definitivamente.

Un  ejemplo muy simple puede ser cuando una persona maltrata a un perrito, el animal por su instinto tenderá a morder y en otros casos a huir. Lo mismo sucede con una persona, si recibe constantemente maltratos de parte de su pareja la respuesta nunca va a ser positiva. En algunos casos buscará vengarse devolviendo el maltrato o se agotará y se irá.

Toda persona tiene su límite, no hay que esperar que caiga la última gota que derrame el vaso para intentar recomponer esa relación porque ya no habrá vuelta atrás.

Técnicas para tener una relación en armonía:

- Dar sin esperar nada a cambio
- Preguntar sin afirmar: Nadie es dueño de la verdad.
- Ser empático: Entender al otro a pesar de las diferencias.
- No gritar
- No hablarle a esa persona cuando esté enojada
- Jamás agredir
- No involucrar personas allegadas en los conflictos: Los problemas son de la pareja, no de familiares ni amigos.
- Buscar soluciones: De un problema hay miles de soluciones, solo hay que pensar un poco.
- Expresar lo que se siente
- Hacerle saber a esa persona que es importante
- Decirle a esa persona la razón por la que se la ama
- Tener en cuenta a la pareja al momento de tomar decisiones
- Saber pedir perdón y perdonar
- Confiar en el otro
- En momentos de enojo descargarlo de manera sana y consciente. Por ejemplo: Ir al gimnasio, leer, contar hasta 100, ducharse, dormir, etc.

“Enojarse es sano cuando aparece y desaparece”, dice Bernardo Stamateas en su libro “Pasiones Toxicas”.

Todos reciben lo que dan. Da amor y recibirás amor.

Lectores: 97