Nacionales
Crisis ambiental

Mortandad de peces en el Río Paraguay: descartan contaminación pero recomiendan no consumir pescado

Ariel Oviedo, ministro del Ambiente.

Ariel Oviedo, recomendó este miércoles no comprar ni consumir pescados capturados en el Río Paraguay ante la posibilidad de que la mortandad se producto de una contaminación de las aguas. 

El ministro del Ambiente y Desarrollo Sostenible informó que el resultado de los estudios que explicarán el fenómeno estará listo en 48 horas.

Por otra parte, el cónsul paraguayo en Campo Grande, capital de Mato Grosso do Sul, descartó que la mortandad se deba al supuesto derrame de químicos o ocurrido en un afluente del Río Paraguay hace unas semanas.

Esta hipótesis surgió a partir de la falta de respuestas en nuestro país y un informe de la Red O Globo sobre un fenómeno similar que se dió en la localidad brasilera de Alto Paraguay y que según el canal era consecuencia del vertido de maíz transgénico y agroquímicos en el agua tras un accidente rutero. 

Ricardo Caballero Aquino señaló que las autoridades del Brasil realizaron las investigaciones correspondientes y no hallaron agentes contaminantes en el agua.

 

Comunicado del MADES

El Ministerio del Ambiente emitió este martes un comunicado en el que informa sobre la situación y las hipótesis que maneja:

El Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES) procedió a establecer consultas con el Consulado General de Campo Grande, Mato Grosso do Sul, sobre una presunta contaminación del Río Paraguay por derrame de pesticidas que posteriormente resultó en episodios de mortandad de peces en aquella región.

 

La respuesta del Consulado General, luego de consultar al Sub Secretario de Agricultura Familiar, Producción, Desarrollo Económico y Ambiente del Estado de Mato Grosso do Sul, Dr. Ricardo Senna, fue que hubo un episodio de mortandad de peces, denunciado el 18 de marzo pasado en la localidad ribereña de Alto Paraguai, Estado vecino de Mato Grosso, a 219 kilómetros de la capital Cuiabá. A consecuencia de ello, se prohibió la toma de agua del río para la población.

 

Como circula en un documento por las redes sociales, un equipo técnico no pudo comprobar derrame tóxico alguno en las mediciones de calidad del agua del día 22 de marzo y se recomendó autorizar la provisión normal de agua del río para la población. Análisis más profundos del agua están teniendo lugar bajo la supervisión de las autoridades y se divulgarán los resultados oportunamente.

 

No se tiene registrado ningún caso de derrame de pesticidas pero las autoridades de Mato Grosso están alertas por si ese fuera el caso, para las penalidades previstas en la ley. Como la mortandad de peces dejó de tener lugar en la población de Alto Paraguai y tampoco se extendió río abajo, la tesis del derrame de substancias tóxicas considerables carece de sustento.

 

Es técnicamente imposible que el derrame de agrotóxicos contamine el río en Mato Grosso, deje inmune al Estado vecino de Mato Grosso do Sul y luego reaparezca en territorio paraguayo. El Sub Secretario matogrossense do Sul luego de consultas con su equipo técnico informó al Consulado General que no hubo denuncias ni episodios de mortandad de peces en el Estado sureño.

 

Las autoridades brasileñas apuntan más bien a la ocurrencia de un fenómeno natural de alteración limnológica, común en el Pantanal, que llaman “dequada”. Este fenómeno, según la información dada a conocer, actúa como un “factor regulador” de la estructura (tipos de especies presentes) y dinámica (número de individuos o densidad poblacional) de las comunidades acuáticas (animales y vegetales), y debe ser estudiado, principalmente en lo que se refiere a las poblaciones de peces y de organismos que componen su dieta.

 

Este fenómeno se produce siempre en la subida de las aguas, normalmente de febrero a abril, cuando el nivel del Río Paraguay, sobrepasa los 3,5m. La alteración de la calidad del agua (de quada) ocurre todos los años, pero la muerte masiva de peces sólo ocurre en años en que la creciente es más significativa e inunda vegetaciones costeras que luego se degradan y consumen oxígeno diluido.

 

Desde el MADES, conjuntamente con el Centro Multidisciplinario de Investigaciones Tecnológicas Cemit y la Asociación Paraguaya de Recursos Hídricos (APRH), se encuentran recolectando muestras de aguas en los puntos de Villeta, Puerto Botánico, seguidamente en Concepción y Puerto Antequera, que serán analizadas para descartar cualquier situación diferente.

Lectores: 511