Nacionales
Panorama Político Nacional

Dionisio Amarilla, el próximo expulsado

Dionisio Amarilla, ¿el próximo expulsado de Gran Senado? (Dibujo:NOVA).

Por José Maria Quevedo

La semana política tuvo como protagonista central al senador liberal, Dionisio Amarilla. La denuncia del periodista de ABC Color, Juanki Lezcano, le vino perfecto aquellos que lo quieren fuera del Congreso y muy mal a los que lo necesitan adentro. Veamos.

Dionisio Amarilla es el principal operador del gobierno en la Cámara Alta, perderlo significaría entregar un activo muy valioso para el que hoy quizás no tiene reemplazo. Es que Amarilla hace muy bien lo deberes como quedó claro el último martes en la sesión de la Comisión de Hacienda cuando hizo firmar un dictamen a favor de la reforma tributaria propuesta por el Ejecutivo sin tener quórum.

“Todo dependerá del costo político que el presidente este dispuesto a pagar” le dijo a NOVA uno de los senadores más influyentes del Congreso.

Si hay algo que caracteriza al presidente Mario Abdo es su capacidad para no quedar “pegado” a las decisiones que su grupo político toma en el Parlamento, actitud que le valió más de un reclamo público por parte de los suyos.

Por lo pronto, suspendió la cuestionada licitación, abrió una investigación sobre el proceso licitatorio y advirtió a través de uno de sus voceros que en caso de comprobarse las irregularidades, el titular del IPS será destituido.

Abdo contrarresta su debilidad política con prudencia, predecibilidad y el apoyo de los grupos fácticos de poder, por eso parece difícil imaginar un escenario en el que el presidente se enfrente a ABC Color, la Comisión de Escrache, los líderes de opinión y el clamor popular por Dionisio Amarilla, por más importante que el senador liberal sea para los planes del Gobierno en la Cámara Alta.

Una de las alternativas planteadas por el influyente senador consultado por NOVA, pasaría por una salida “negociada” que le permita al Gobierno seguir contando con Amarilla y a Amarilla no perder su influencia.

En el cartismo y el oficialismo liberal, las cosas están mucho más claras. Efraín Alegre y su principal aliado, Salyn Buzarquis, no tardaron ni 24 horas en convocar al Comité Político y sumarse al pedido de perdida de investidura de Amarilla. Incluso, el fiscal partidario Pedro Candia, fue más allá y solicitó la expulsión del parlamentario del PLRA.

Por su parte, los cartistas ven en Amarilla la posibilidad de “vengar” las expulsiones que afectaron a su movimiento y que deja a los colorados como culpables de todos los males del Paraguay. Empezar a repartir las culpas no sería mal negocio a un año de las elecciones municipales.

Los “aprietes” judiciales de Amarilla al periodista que denunció el presunto intento de soborno no contribuyeron en nada a descomprimir la situación y es de esperarse una ofensiva demoledora y final por parte del diario contra el cuestionado congresista. 

Lectores: 1442

Envianos tu comentario