Mundo NOVA
En campaña electoral

Donald Trump en la mira de los poderosos líderes mundiales

Para los intereses de los líderes del denominado “Poder Mundial”, el candidato Trump es una piedra en el zapato. (Dibujo: NOVA)

Por Gladys Buitrago de Amaya, especial para NOVA

Con una marcada favorabilidad hacia el candidato Joe Biden, impidiendo repetidas veces el que el candidato Donald Trump completara sus respuestas “pues ése tema se trataría después,” el presentador-moderador Wallace, frustró las expectativas de orden e imparcialidad que debieron caracterizarle, ante espectadores y medios de comunicación de diferentes lugares del mundo, en la noche del día martes 29 de septiembre.

Los dos candidatos en confrontación verbal trataron sobre la salud, los impuestos, la Corte Suprema, el racismo, el cambio climático y sobre el proceso electoral que se avecina, tema sobre el que Trump manifestó estar en contra, afirmando que las votaciones por correo, serán fraudulentas. Textualmente denunció “se han encontrado miles de boletas tiradas. Esto será un fraude sin comparación, especialmente en los estados gobernados por demócratas”.

En la marcada campaña de desinformación, que han realizado los medios de comunicación, tanto en USA como en algunos países de América Latina, entre los que se encuentra Colombia, se presentan encuestas con resultados que no favorecen al candidato Trump y que nos traen a la memoria el inolvidable plebiscito del presidente Juan Manuel Santos que polarizó al país, con su frase : “los que quieren la paz votan por el SI y los que quieren la guerra votan por el NO”, campaña con la que inundó los medios de comunicación, especialmente la televisión, a costa del dinero del pueblo colombiano.

Los resultados de dichas encuestas marcaban una amplia favorabilidad hacia los que aprobaban los cuestionados “Acuerdos de La Habana”. El resultado final, al imponerse la votación de quienes votamos por el NO, mostró con claridad meridiana, la falta de ética que permea peligrosamente a los medios de comunicación. No es “la opinión pública” la que se da a conocer, sino la “opinión publicada” de quienes financian, con oscuros intereses, la información y las noticias que desorientan y manipulan a la sociedad en general.

Para los intereses de los líderes del denominado “Poder Mundial”, el candidato Trump es una piedra en el zapato. Ha sido reconocido por ser el primer Presidente que ha participado en una marcha por la vida, como lo hizo a comienzos de este año 2020, marcha que cada año recorre Washington desde 1973, cuando el Tribunal Supremo reconoció el derecho al aborto. Presidentes de fuerte convicciones religiosas como Ronald Reagan y George W. Bush, no asistieron durante su mandatos a eventos públicos de este orden.

Donald Trump manifestó, en la explanada del National Mall de Washington ante millares de activistas que se desplazaron de todos los rincones del país: “Es un profundo honor ser el primer presidente en asistir a la marcha por la vida”, “Los niños no nacidos nunca han tenido un defensor mayor en la Casa Blanca”.

La Administración Trump se ha posicionado como la más “próvida” en la historia del país del norte. A través del Secretario de Estado Mike Pompeo, ha manifestado, que “quitará fondos a la OEA, por financiar la promoción del aborto en el continente”.

El pasado sábado 26 de septiembre para cubrir la vacante que dejó la muerte de la jueza Ruth Bader Gingsburg en la Corte Suprema de Estados Unidos, en una ceremonia celebrada en el Rose Garden de la Casa Blanca, Trump anunció solemnemente: "Tengo el honor de nominar a una de las mentes legales más brillantes y talentosas de nuestra nación a la Corte Suprema. Es una mujer de logros incomparables, intelecto sobresaliente, admirables credenciales y una firme lealtad a la Constitución: la jueza Amy Coney Barrett".

Envianos tu comentario