Información General
Se presentó ante la Justicia y quedó detenida

"Pintatas" en el Panteón: "Me usan para desviar la atención de lo que realmente importa" dice una de las imputadas

Las activistas frente al Panteón.

Paloma Chaparro se presentó el último 16 de septiembre ante la fiscalía y compartió una declaración en la que, entre otras cosas, dice que lamenta que la acción que realizó haya servido para intentar “desviar la atención” del tema que verdaderamente importa y que fue el motivo de ese acto de protesta: el asesinato por parte del ejército paraguayo de dos niñas argentinas.

El juez Gustavo Amarilla rechazó la prisión domiciliaria solicitada por la defensa y ordenó la detención de la imputada.

Antecedentes

El 2 de septiembre el ejército paraguayo asesinó en la zona norte del Paraguay a María Carmen y Lilian Mariana Villalba, dos niñas argentinas de 11 años, hijas de militantes guerrilleros.

La fiscalía interviniente, ordenó enterrar inmediatamente sus cuerpos, en lo que la familia de las niñas y las organizaciones que las apoyan entienden constituyó una clara maniobra de encubrimiento “que todavía continúa”.

También, las autoridades aseguraron que se trataba de adolescentes de unos 17 o 18 años.

Ante la reacción inmediata de los familiares y de la Gremial de Abogados y Abogadas de la Argentina, el 5 de septiembre (después de negarse a entregar los cuerpos a la familia) la fiscalía y el ejército las desenterraron y las llevaron a Asunción en medio de un gran operativo militar.

Allí, un médico forense confirmó lo que la opinión pública ya conocía y las autoridades negaban: eran niñas de 11 años.

La indignación que provocaron el crimen y el encubrimiento hizo que un grupo de jóvenes mujeres se manifestaran en repudio en pleno centro de Asunción. Las activistas realizaron pintadas con aerosol denunciando a los responsables, exigiendo justicia, respeto a la vida de todos los niños y  niñas en el Panteón de los Héroes. La consigna central expresaba lo que el gobierno había intentado ocultar: #eranniñas.

Tres manifestantes fueron identificadas e imputadas por el hecho; dos lograron escapar a a la Argentina. Paloma Chaparro sin embargo, permaneció en el Paraguay donde se expone a diez años de cárcel.

La Gremial de Abogados y Abogadas de la Argentina y un centenar de organizaciones expresaron su apoyo a las tres activistas.

“Nos solidarizamos decididamente con las jóvenes que, movidas por su indignación y por la vergüenza que provoca el repetido silencio de “la opinión pública” ante esta barbarie, realizaron un acto de repudio que, más allá del simbolismo dañado de los hipócritas, no tiene mayor relevancia ni comparación con el daño que la criminalidad estatal provoca” señalaron en un comunicado emitido luego de la detención de Paloma Chaparro. 

Lectores: 439

Envianos tu comentario