Nacionales
Comentario

La relación entre Pakova y Efraín

Pakova, Efraín y una relación que nunca fue la mejor (Dibujo: NOVA).

Por José Maria Quevedo

La relación entre Pakova y Efraín Alegre nunca fue buena y el único momento en que parecieron entenderse fue cuando pelearon juntos contra el proyecto reeleccionista impulsado por el cartismo y los luguistas. 

Pakova había aceptado ser su vicepresidente porque era consciente que los sectores que se oponía a la reelección debían estar juntos para parar el avance del Grupo Cartes sobre las instituciones. 

Con su referente político de siempre, Blas Llano y su aliado natural, Fernando Lugo, acompañando el proyecto cartista, no le quedaba otra que unirse a Efraín para frenar la embestida de la triple alianza reeleccionista. Y lo hizo. Alegre, Pakova y Mario Abdo, lideraron el movimiento que evitó que Horacio Cartes (con la colaboración de Blas Llano y los luguistas) convirtiera al  Paraguay en una empresa más de su grupo.

Pakova con su gente las plazas ubicadas frente al Congreso. Para el recuerdo quedan los cajones repletos de banana que el vice liberal traía de San Pedro y repartía entre los movilizados. El aporte de Pakova fue tan importante que el propio Efraín se lo agradeció públicamente en un acto que se hizo en medio de las caparas en plena crisis.

Pero el romance no duró mucho; durante la campaña por la presidencia 2018, Efraín y su equipo de campaña le negaron a Pakova el protagonismo que merecía y hubiese sumado puntos decisivos en una elección que la Alianza GANAR terminó perdiendo por apenas tres puntos.

En vano fueron los esfuerzos que algunos hicieron para que el líder sampedrano desempeñara un papel más activo en la campaña. A Efraín le gusta brillar solo y la presencia de Pakova podía opacarlo, sobre todo en los sectores  populares y campesinos donde Ledesma genera una empatía natural que Alegre (pese a sus esfuerzos) ha sido y es incapaz de conseguir. 

La derrota y el posterior aislamiento de Efraín en su “entorno’i como le llama Pakova,  sentenciaron la relación.

Aunque siempre fue critico, esta es la primera vez que Pakova dice abiertamente lo que piensa de Efraín. Sus declaraciones no pasaran desapercibidas y seguramente servirán para que aquellos que ya “no se bancan" al actual presidente  su “estilo” de conducción vean en él un líder capaz (junto con Víctor Ríos y Salyn Buzarquis) de reorganizar el PLRA y convertirlo en alternativa electoral válida tanto en 2021 como en 2023.

La Convención “autoconvocada” será decisiva y sus consecuencias determinarán el futuro inmediato del partido de Gondra, los Ayala y Laíno. 

Lectores: 171

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: