Nacionales
El análisis de Luis Aguero Wagner

Lino O: el hombre que capturó a Stroessner y pudo haber cambiado la historia política del Paraguay

Lino Oviedo, el fenómeno político más importante de la era post stronista.

Que pudo ser presidente, nadie lo duda. Que la historia del Paraguay hubiese sido otra (para bien o para mal), tampoco. A  ocho años del ¿accidente? aéreo que terminó con su vida y más de 30 de su irrupción en la escena política, Luis Aguero Wagner y Adrian Mora analizan para NOVA el fenómeno Lino Oviedo, desde las razones que lo volvieron tan popular hasta las fuerzas que conspiraron para que no llegara al Palacio de López. El Fenómeno Lino O desde la perspectiva de estos dos grandes analistas. Empezamos con Luis Aguero Wagner. 

-¿Por qué el oviedismo no pudo sobrevivir a Oviedo?

-Es una constante histórica. El franquismo paraguayo tampoco sobrevivió a Rafael Franco. Por citar a otro caudillismo salvando distancias de todo tipo. En un momento histórico, la victoria militar en el Chaco, dijo mucho a una generación.  La caída de Stroessner fue un hito histórico para una generación más de medio siglo después. Cuando la guerra del Chaco o el fin de la dictadura ya son tema para los historiadores, y un movimiento político no fue dirigido con visión a largo plazo, es poco lo que queda.

-¿Quiénes y por qué hicieron lo imposible para que Lino O no llegara a la presidencia?

-Había una presión civilista que tenia afluentes múltiples. En un plano local una generación aggiornada que todavía se sentía atemorizada por los resabios de la dictadura, y el peligro real de un retroceso. Por otro lado la comunidad internacional, en un mundo que había cambiado... Ya no había estados parias...Taiwán, Sudáfrica...

-¿Por qué Lino O generaba tanto apoyo y en qué sectores de la sociedad tenía más simpatizantes?

-Había un segmento frustrado y decepcionado, para el cual vino  a llenar el vacío de héroe popular, no es nuevo. Un héroe popular es siempre un buen antídoto para la depresión, es conclusión de profusa literatura Sicológica.

-¿Llegó el oviedismo a ser casi una religión? 

-Era una especie de fe, suspendida en el imaginario popular. Era explicable el éxito de un discurso imbuido de machismo, pensamiento mágico y tradición autoritaria. Sumado a la crisis en la economía regional y a ciertos antivalores locales, estaba el cuadro completo.

-¿Qué hubiese cambiado en Paraguay si Oviedo lograba ser presidente?

-Creo que la historia hizo un experimento controlado al respecto. Veo difícil que hubiera podido imponer una dictadura, pero si el estilo que era una combinación de autoritarismo y desarreglo mental. Algo fascistoide, con más apariencias que ideología o substancia.

 -¿Su muerte fue producto de un accidente o un atentado?

-Las muertes extrañas de políticos siempre quedan en la nebulosa. Creo que las teorías conspirativas nunca lo son tanto. Pero el enredo de leyendas que las envuelve hace imposible responder leyendas así. Hubo beneficiados de su muerte, como del asesinato de Argaña.

-¿Tres características que hacían de Lino O un líder único?

-No me parece que haya sido único, eran inusuales algunos de sus rasgos. Un logro único, palabras aparte, fue lograr que muchos colorados votarán a un liberal, algo que ocurrió cuando ganó Yoyito Franco. También fue inusual que haya tenido tantas oportunidades de volver al protagonismo político luego de caídas estrepitosa que  para otros hubieran sido una condena perpetua al ostracismo.También era inusual que tantas veces un político arruinara todo su esfuerzo para llegar al poder cometiendo errores de última hora. Un caso interesante para la Sicología política, para el cual todo tiene respuesta.

Mañana, Adrián Mora.

Lectores: 678

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: