Nacionales
Los oscuros negocios del presidente

Horacio Cartes, el patrón del tabaco

Según una investigación del diario Gazeta de Povo, Cartes es el mayor contrabandista de sudamérica.

Según la investigación de los periodistas brasileros Mauri Koni y Diego Antonelli (Gazeta do Povo) el cigarrillo ha sustituido el tráfico de drogas como un catalizador del poder político en Paraguay. El presidente Horacio Cartes ocupa hoy el puesto que fue de Alfredo Stroessner siendo el mayor beneficiado por el contrabando de cigarrillos en América Latina.

El general Alfredo Stroessner perdió el puesto de entidad suprema de Paraguay en 1989 después de 35 años de corrupción, represión, contrabando y tráfico de drogas. El comandante del Ejército, el general Andrés Rodríguez controlaba el motor económico de la dictadura que era alimentada por los cárteles del narcotráfico colombiano. En un golpe de Estado, derrocó a Stroessner y Rodríguez se hizo cargo del país hasta 1993, año en que un empresario inusual comenzó un negocio que reemplazaría el tráfico de drogas como catalizador para el poder político. No es coincidencia que 20 años más tarde tomara el lugar de los generales.

Máximo exponente de la industria del cigarrillo fabricado para el contrabando, Horacio Manuel Cartes Jara se hizo cargo de la presidencia del Paraguay el 15 de agosto 2013. Fue un modesto distribuidor de cigarrillos hasta abrir la Tabacalera del Este (Tabesa). El contrabando ha demostrado ser un buen negocio y las fábricas paraguayas han pasado de tres en 1993 a 32 ahora mismo.

Cartes creció junto a su industria. Hizo una fortuna y ganó la presidencia. Pero no es sólo el presidente de Paraguay. También es el mayor beneficiario del contrabando de cigarrillos.

La compañía de Cartes representa el 30% de los 67 mil millones de cigarrillos producidos por año en Paraguay, o 3,3 mil millones de paquetes. Los paraguayos fuman sólo un 2%. Esto le asegura al Paraguay el papel de mayor proveedor mundial de cigarrillos pirata. Por aire, mar y tierra, filtran el producto a través del contrabando. En las Américas, no hay casi ningún país libre de cigarrillos paraguayos, también presentes en China y la India.

Los malos caminos

Las industrias paraguayas tratan de dar una buena impresión sobre a las exportaciones, pero la mayoría de las operaciones de la supuesta legalidad se pierde en el camino. Seis de estas nueve rutas utilizan tres países centroamericanos para drenar el mundo cigarrillo. Las cargas se desplazan entre las zonas francas de los países, con el fin de evadir el contrabando. Las exportaciones de Panamá se desvían y la carga llega clandestinamente a países como Guatemala, México, Colombia, Ecuador.

Prácticamente, todo cigarrillo pirata cualquier enviado para Aruba tiene como destino Colombia, llevado en lanchas por el mar Caribe hasta La Guajira. Pero, de Aruba parten también las cargas que van a Surinam y Venezuela. De Curacao, siguen para Colombia y Panamá, desde donde entra al resto de Centroamérica. Guatemala es un importante centro logístico de distribución para México.

Otras tres rutas no tienen escalas. Uno de ellas, la carretera Transchaco drena cargas a Bolivia. Pero es para Brasil y Argentina que fluye la mayor cantidad de cigarrillos pirateados. Setenta marcas paraguayas se introducen de contrabando en Brasil, de acuerdo con el IRS. Cinco marcas fabricadas por el presidente de Paraguay representan el 49% de los ingresados al país. En Argentina, el 45% de los cigarrillos piratas vienen de fábricas de Cartes. La marca Rodeo de Tabesa domina el mercado ilegal argentino, como lo demuestran las aprehensiones de la Administración Federal de Ingresos Públicos.

La Secretaría de Ingresos Federales de Brasil evalúa en US$1.50 por paquete de cigarrillos paraguayos. Por lo tanto, las incautaciones de los últimos cuatro años en el país ascienden a $ 958 millones, ó 2,2 millones de reales.

No existen registros de exportaciones legales de este producto a Brasil, aunque uno de cada cuatro cigarrillos que se consumen en el país es Paraguayo.

La versión y la ley

"No contrabandeamos, producimos y vendemos en Paraguay. El contrabando es un problema de las aduanas” Acostumbra a decir Cartes. Así se exime de culpa acerca de cómo el cigarrillo entra en otros países. Sin embargo, el Código de Aduanas de Paraguay, la Ley Federal N º 2422 de 30 de julio de 2004, arroja sospechas sobre los argumentos de Cartes, ya que gran parte de lo que el produce sale del país por medios ilegales. El artículo 336 tipifica como contrabando las acciones u omisiones, operaciones o manipulaciones que introducen o toman los bienes nacionales o bienes de cualquier naturaleza, en violación de las leyes que regulan o prohíben su importación o exportación.

El Código de Aduanas prohíbe tanto la entrada y la salida del país sin control fiscal. "El contrabando, además de una infracción aduanera, es un delito de acción penal. A los efectos penales y sin prejuicio de los procesos administrativos, los expedientes serán remitidos a la Justicia Penal. El delito de contrabando se castiga con una pena de prisión de hasta cinco años o multa". La ley establece la reciprocidad internacional en el control, pero Paraguay no la cumple.

Responsable de las fronteras, la Dirección Nacional de Aduanas, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas no reconocen como delito el contrabando. La aprobación de la actividad fue documentada en 2008 en un despacho antológico de Aduanas. "No existe perjuicio fiscal aduanero” afirmó para justificar la devolución de su mercadería a los responsables de enviar 805 cajas de cigarrillos y dos fotocopiadoras industriales incautados por los fiscales en un puerto secreto del río Paraná, que estaba lista para ser enviada ilegalmente a Brasil. Desde entonces, la actividad continúa con respaldo oficial.

La excusa es siempre la misma: el contrabando es un problema social, mucha gente vive y la actividad no afecta a las autoridades fiscales paraguayas. El problema, en definitiva, es el Brasil - y cualquier otro país al que llega el cigarrillo pirata. Aunque las autoridades paraguayas la salida ilegal de mercancías del país no es un crimen - el presidente Cartes entre ellos - el Código Penal establece la figura de "intento de contrabando", sancionándolo con la misma pena que el contrabando consumado: cinco años de prisión o multa.

El artículo 338 del Código extiende la responsabilidad a los que producen y venden productos destinados al contrabando. "Las empresas comerciales y no comerciales serán civilmente responsables por el contrabando y las sanciones administrativas autorizadas cuando son beneficiarios o financian el contrabando, o cuando uno o más directores, gerentes, subgerentes son factores responsables de la sociedad y han participado en acciones o Código Aduanero omisiones, gestiones y transacciones para cometer contrabando o lo encubren".

Durante tres meses, el equipo que produjo este informe hizo ocho contactos con la asistencia directa del presidente Horacio Cartes. Al principio, la respuesta fue que una entrevista se programaría. Entonces, la asesoría dejó de responder a los correos electrónicos y llamadas telefónicas.

Este informe ha sido elaborado con el apoyo del Instituto Prensa y Sociedad, Perú, con la colaboración de los periodistas Martha Soto, El Tiempo, Colombia, y Ronny Rojas, el periódico La Nación, Costa Rica y fue publicado en Gazetadopovo.com.br

Traducción y edición: Novaparaguay.com

Lectores: 933

Envianos tu comentario