Nacionales
Una investigación "significativa"

Megalavado: ¿el caso por el que EEUU designó como "corrupto" a Hugo Velázquez?

Hugo Velázquez y Juan Carlos Duarte en el Mediterráneo con los acusados por el "Megalavado".

En agosto de 2022, el embajador de EEUU en Paraguay informó que el Departamento de Estado tenía pruebas de que el vicepresidente (y entonces precandidato) Hugo Velázquez había intentado sobornar a un funcionario fiscal en el marco de una causa que lo afectaba de forma directa y por intermedio de su mano derecha, Juan Carlos Duarte,.

El periodismo en general y NOVA en particular intentaron saber que pruebas concretas tenia los EEUU contra el segundo del ejecutivo y cual era la investigación en la que quiso influir. La Embajada se negó por completo a dar cualquier tiempo de información al respecto pese a las graves consecuencias a nivel político e institucional que tuvo la denuncia.

La relación de HV con EEUU

Hace dos días, se supo que la jueza Alba Meza de CDE concluyó que la Fiscalía no pudo probar el origen ilícito de los fondos investigados por lavado de dinero que involucra a empresarios de frontera muy cercanos al vicepresidente y de presuntos vínculos con el terrorismo internacional.

Por los actores involucrados se puede presumir que son los funcionarios (fiscales) de este caso los que Juan Carlos Duarte en nombre de Velázquez podría haber querido sobornar.

Para entender la relación del vicepresidente con los EEUU es interesante repasar la historia reciente y como Velázquez pasa de “político observado” a “eficiente colaborador” dela justicia norteamericana para terminar siendo “condenado” públicamente por sus protectores.

Viajes y cambios de opinión

Velázquez fue portada del diario Ultima Hora en agosto de 2015 cuando se filtró una foto suya sobre un yate en el mar Mediterráneo estando de misión parlamentaria en El Líbano. En la imagen se lo ve con el torso desnudo junto al entonces embajador paraguayo en ese país, Hassan Khalil Día y otras siete personas, entre ellas, el empresario de origen árabe Walid Amine Sweid, acusado de ser el organizador de la “megared” de lavado hoy exonerada.

La gira del entonces diputado y presidente de la Cámara Baja por Medio Oriente alertó al Departamento de Estado que empezó a monitorear de muy cerca las actividades del ascendente político colorado.

Velázquez apoyó de forma decidida el proyecto reeleccionista que Horacio Cartes puso en marcha en 2016 y que tuvo su punto más álgido en marzo de 2017.

En abril de 2017 y a pocos días de las protestas contra la iniciativa reeleccionista que terminaron con la quema del Congreso y el asesinato del joven militante liberal, Rodrigo Quintana, Velázquez recibió la visita del subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental de los Estados Unidos, Francisco Palmieri. Una reunión con él y un viaje “relámpago” a Washington como “invitado oficial” del Departamento de Estado fueron suficientes para que Velázquez mandara al archivo el proyecto que debía tratarse en la Cámara Baja y abandonara el cartismo.

El 11 de mayo (un día después de su vuelta), el diputado colorado anunció que se sumaba al movimiento de Mario Abdo debido a la inminente decisión del presidente Horacio Cartes de “imponer” como candidato a la presidencia por Honor Colorado a su ministro de Hacienda, Santiago Peña.

Al mismo tiempo adelantó que su nuevo líder viajaría a los Estados Unidos invitado por el departamento de Estado tal como él lo había hecho.

A partir de ese momento, los viajes de Velázquez a EEUU se volvieron habituales y el vínculo entre la administración de Abdo, la Embajada y el gobierno Trump cada vez más estrecho.

Todo parece haber cambiado para Velázquez con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca en enero de 2021 y Marc Ostfield al Paraguay en marzo de 2022.

e inmediatamente asumió un alto perfil demostrando mucho interés por la política interna de su país de acogida. El diplomático se convirtió rápidamente en referente de la causa LGBT y abanderado de la lucha anticorrupción.

La injerencia de los EEUU en la justicia paraguaya es innegable y sus relación con los fiscales que investigan delitos transnacionales mas que estrecha.

No sería entonces de extrañar que Ostfield (o personal de su embajada) haya conversado con Diego Arzamendia o Rodrigo Estigarribia, los fiscales del caso Megalavado y que alguno de estos les hubiese informado sobre el presunto soborno ofrecido por Duarte en nombre de HV.

Lectores: 306

Envianos tu comentario