Información General
Parte 11

El aberrante mundo de la pedofilia: el silencio polémico de Ratzinger y el gusto de un director de cine por los menores

Benedicto XVI junto al arzobispo Georg Gänswein.

Como ahora es cada domingo de NOVA, el mundo de la pedofilia sigue siendo expuesto a los cuatro vientos. En este caso, salen nombres de famosos, o bien personas de la élite, a la luz.

Sin ir más lejos, este medio se anima a hablar de la religión, que a través de la Iglesia Católica han llevado a cabo un plan maquiavélico con los menores. Lo cual NOVA no va a callar.

El silencio de Ratzinger

Georg Gänswein, antiguo secretario del Papa emérito y su actual albacea está encontrando más dificultades de las esperadas para repartir la herencia de Benedicto XVI, pues quien la acepte deberá pagar la eventual indemnización si el pontífice resultara culpable en una demanda civil pendiente de resolución.

Se trata de un proceso civil en el que Benedicto aceptó participar aunque no estaba obligado, y que pretende determinar si cuando fue arzobispo de Munich a principios de los 80 hizo todo lo posible para impedir que un sacerdote pederasta cometiera abusos varios años después. También están encausados otros cuatro eclesiásticos.

Joseph Ratzinger, fallecido el pasado 31 de diciembre a los 95 años, no hizo testamento sobre sus propiedades personales, y según la ley vaticana éstas deberían transmitirse a sus familiares más cercanos.

Un tribunal civil indio lo absolvió en 2022 por "contradicciones en las acusaciones". El prelado dice que es una venganza por haberla destituido del cargo de superiora

Ganswein ya ha localizado en Alemania a cinco ancianos parientes de Benedicto, primos lejanos, supuestos beneficiarios, y en abril les informó por carta de la situación. Al menos una de ellos ha rechazado el legado del Papa emérito para no heredar también quebraderos de cabeza en los tribunales.

No se conoce la identidad de los parientes de Benedicto, pero sí que la prima que ha rechazado la herencia tiene 88 años. La agencia católica alemana KNA y la Bayerischer Rundfunk han recogido las declaraciones de su hija Martina Holzinger, que ha explicado que no están interesadas en aceptarla.

Los otros cuatro primos, aún no han anunciado su decisión. No está claro si Gänswein les ha informado de la cantidad que les correspondería. Hace unos meses avisó que era una cifra modesta, y que no incluía los derechos de autor, que fueron cedidos al inicio del pontificado a la editorial de la Santa Sede.

La ley vigente en Alemania establece que quien acepta la herencia tendrá también que responder eventualmente ante los tribunales con los gastos derivados de las causas pendientes del difunto. Precisamente, Benedicto, aunque tenía derecho a no hacerlo, aceptó responder ante un proceso civil en el tribunal regional de Traunstein.

La historia del proceso civil (sin relevancia penal) es un poco enrevesada. Éste se abrió en junio de 2022 en el tribunal de Traunstein (Alemania). Un hombre de 38 años que había sido abusado cuando tenía 11 o 12 años por el sacerdote Peter H., quiere aclarar si años antes la archidiócesis de Munich, Joseph Ratzinger (su arzobispo entre 1979 y principios de 1982) y su sucesor Friedrich Wetter, encubrieron a Peter H., en cuyo caso podrían ser responsables de los abusos que cometió años más tarde.

El Papa emérito podría haber rechazado defenderse, en cuyo caso el proceso civil habría concluido inmediatamente, pero en noviembre, menos de dos meses antes de su fallecimiento, anunció su disponibilidad a declarar en el proceso y éste pudo seguir adelante.

Meses antes, en febrero de 2022, había hecho pública y documentado su versión sobre lo ocurrido. Peter H. llegó a Munich en 1980 desde otra diócesis, para recibir tratamiento psiquiátrico, pero no para trabajar en una parroquia.

Ratzinger explicó que "no sabía que fuera un abusador, ni tampoco que ejerciera actividad pastoral en Múnich". También subrayó que "no resultan denuncias o acusaciones" contra H. durante los años en los que él estuvo al frente de la archidiócesis.

Vista judicial

El próximo 20 de junio está prevista una vista judicial, que ya había sido aplazada una vez debido a la búsqueda de los herederos. El tribunal asegura que si ningún heredero acepta el legado, el procedimiento contra Joseph Ratzinger se cerraría, y sólo seguiría adelante la causa contra los otros demandados. Lo más probable es que mientras se resuelve la cuestión de la herencia, se avance con la causa contra los otros implicados.

Por su parte, la archidiócesis de Munich y Freising no quiere lavarse las manos y ha dicho que ellos se harían cargo de "pagar una indemnización adecuada en reconocimiento del sufrimiento del demandante y a encontrar una solución apropiada para las eventuales reclamaciones por daños y perjuicios".

Tres reuniones con el Papa

Desde que falleció Benedicto, su albacea Georg Gänswein se ha reunido en tres ocasiones con el Papa Francisco I para informales sobre el reparto de la herencia.

En marzo explicó que ha regalado sus "objetos personales", especialmente los objetos litúrgicos, y que su biblioteca personal y su colección de partituras han sido trasladadas a Baviera. También ha cumplido la última voluntad de Benedicto XVI de destruir todos su correspondencia personal.

Roman Polański y su preferencia por las menores de edad

Roman Polański nació en París el 18 de agosto de 1933. Es director de cine, productor, guionista y actor franco-polaco de origen judío. Es uno de los cineastas más importantes de la segunda mitad del Siglo XX y principios del XXI. Es sobreviviente del Holocausto.

Estudió en la Escuela de cine de Łódź. Su primer película fue El cuchillo en el agua (1962) seleccionada para competir por el Óscar a mejor película en habla no inglesa. Más tarde emigró al Reino Unido, donde realizó Repulsión (1965); Callejón sin salida (1966) (que ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín) y El baile de los vampiros (1967).

Pero su nombre está manchado por el escándalo, la corrupción de menores, el consumo de drogas y abuso sexual en perjuicio de adolescentes

Samantha Geimer

En 1977 (a los 43 años) Polański estuvo implicado en un escándalo por abusos sexuales sobre una menor. Samantha Geimer tenía 13 años de edad al momento del hecho.

Según la víctima, Polański la invitó a su casa con el pretexto de fotografiarla para la revista Vogue; pero una vez allí, le suministró champán con metacualona, y posteriormente tomado fotos con el torso desnudo. Acto seguido, según el relato de la presunta víctima, la violó en el dormitorio.

El cineasta fue acusado de abuso sexual en perjuicio de una menor, consumo de drogas, perversión y sodomía, así como por suministro de estupefacientes a una menor de edad. Tras negociar un acuerdo con la fiscalía, las imputaciones fueron desestimadas a cambio de que se declarase culpable de tener relaciones sexuales ilícitas con una menor.

Polański fue detenido, en primer lugar, por un periodo de reclusión de 90 días a efecto de someterlo a una evaluación psiquiátrica, decisiva para su condena final. De acuerdo con los términos de la sentencia, se le dio permiso para viajar al extranjero. El acusado volvió a California, se sometió pericias psiquiátricas y recuperó su libertad 42 días después.

El 1 de febrero de 1978 Polański voló a Londres. Al día siguiente viajó a Francia -tiene nacionalidad francesa- para evitar la extradición a Estados Unidos vía Reino Unido. De acuerdo con el tratado de extradición entre Francia y los Estados Unidos, el país galo se puede negar a extraditar a sus ciudadanos.

Desde entonces Polański vivió entre Francia y Polonia, sin pisar países donde probablemente podría ser detenido y extraditado, como Inglaterra. El director polaco no volvió a pisar Estados Unidos ni el Reino Unido. No concurrió a la entrega de los Óscar de 2002, en la que fue distinguido con la estatuilla al mejor director por su película "El Pianista".

El 26 de septiembre de 2009, Polański fue detenido en Zúrich a pedido de la justicia de Estados Unidos por el caso Gaimer, de 1977. El 12 de julio de 2010 el Ministerio de Justicia de Suiza comunicó que su país no concedía la extradición del director, que de inmediato fue puesto en libertad. Esta decisión puso fin al arresto domiciliario que sufría el cineasta. Después de otros intentos de Estados Unidos por extraditar a Polański, el 6 de diciembre de 2016 el Tribunal Supremo de Polonia rechazó reabrir el caso.

Charlotte Lewis

La actriz Charlotte Lewis declaró que Polański, en el rodaje de Piratas, le dijo: "Si no eres lo suficientemente adulta como para tener relaciones conmigo, no lo eres tampoco para hacer una prueba de cámara". Lewis recordó que en ese momento se puso a llorar y que accedió para no dejar pasar una oportunidad que podría ser única en su carrera. "Polański sabía que yo tenía solo 16 años" dijo la actriz.

Robin

El 15 de agosto de 2017 una mujer identificada como "Robin" acusó a Polański de abuso sexual ocurrido en Los Ángeles, en 1973 cuando ella tenía 16 años. Robin dijo sentirse animada por la denuncia presentada por Samantha Geimer.

Renate Langer

El 26 de septiembre de 2017 la actriz alemana Renate Langer que Polański abusó sexualmente de ella en 1972, cuando tenía15 años.

Valentine Monnier

En 2019 Valentine Monnier denunció fue haber sido violada por Polański en 1975.

Investigación:

Gustavo Zandonadi

Ulises Catriel Cuenca

Lectores: 276

Envianos tu comentario