Paraguayos en el exterior
Cambio de aires

De Paraguay a Argentina con un objetivo claro, traspasar la frontera entre hombres y mujeres

Agueda Emanuela Vallejos Delvalle, una joven de 34 años que atravesó su primario y secundario en Paraguay.

Por Pedro Domínguez, de la redacción de NOVA

Muchos piensan que salir de un país y entrar en otro es cosa sencilla, pero la verdad, se dejan muchas cosas ahí, como la cultura, la familia, amigos, hermanos del alma, entre otras cosas; además, el llegar a una ciudad nueva, con otros hábitos, comportamientos y formas de vivir muy alejadas de su Paraguay natal.

Ahí comenzó la historia de Agueda Emanuela Vallejos Delvalle, una joven de 34 años que atravesó su primario y secundario en Paraguay y, posteriormente, por cuestiones de estudios y búsqueda de afrontar nuevos desafíos, viajó a Argentina para estudiar en la ciudad de La Plata, provincia de Buenos Aires.

Al llegar, se anotó como auxiliar en cuidado a adultos mayores, enfermería, economía y a fuerza de voluntad, dejando estas dos últimas carreras para empezar a profesionalizarse en lo que ama, el fisicoculturismo.

Con esa idea vigente, buscó a toda costa demostrar ser la mejor, sabiendo que en Paraguay la observan sus 5 hermanas, su padre y su madre, desde España, mostrando que con ideales, convicción y pasión, se puede llegar lejos.

Todo comenzó cuando Delvalle miraba fotos de mujeres fuertes, realizando actividades, resaltando sus músculos, el levantamiento de pesas, la fuerza de voluntad de la misma de seguir progresando y creciendo en perfeccionar su cuerpo.

En ese momento, la joven oriunda de Paraguay, buscó acercarse a ese ejercicio y poco a poco ir practicándolo para posteriormente, volverse una profesional. Su ideal de ver el cuerpo de la mujer asemejándose al de un hombre.

Está noción de crecimiento en el fisicoculturismo partió de la base de sus ideales, de ver que la mujer no debería ser débil, si no mostrarse fuerte, musculosa y, observar que su cuerpo puede ser un objeto de arte, un deporte o bien, un proceso con sus idas y vueltas.

A partir de ese pensamiento, Delvalle comenzó a asistir a un gimnasio de la ciudad de La Plata, llamado El Bosque, para poco a poco ir profesionalizandose. Claro está que para ello, debe sentirse cómoda en el lugar que eligió, encontrar su segunda casa y posteriormente dar el cien por ciento de su fuerza para crecer en lo que busca, ser la mejor del fisicoculturismo.

Junto a su profesor, Pablo Lazarte, busca desde hace 8 años seguir profesionalizandose y metiéndose en las competencias de gran nivel, predicando siempre con el ejemplo y ser la mejor en su rubro.

Claro está que el fisicoculturismo es un deporte costoso, Delvalle sabe que lleva una gran inversión y sabe que el nivel competitivo no compensa lo invertido en el área pero, cuando de pasión se habla, ella deja todo de lado y se concentra en seguir creciendo y progresando en la disciplina.

Con ese objetivo en la mente, la joven de 34 años planea seguir explotando su cuerpo al límite, para transmitir ese amor y pasión a otra persona, donde buscará en un mediano plazo en este 2023, tener su gimnasio y poder abrir la puerta a todas aquellas personas que con convicción y sueños, buscan llegar lejos y demostrar, ser las mejores.

Lectores: 179

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: