Opinión
Panorama político nacional

Des-concertados y convalecientes

Efraín Alegre y Fernando l de San Pedro.

Por José Maria Quevedo

Si lo del progresismo stalinista de corte conservador “pro chino” ya era vergonzoso, lo de Efraín haciendo un viaje a Buenos Aires para sacarse una foto con Lugo es patético. Tanto luguistas como efrainistas hacen “uso y abuso” de la imagen de un actor político que producto de su ACV, ni debe haberse enterado que está en campaña para renovar su banca y que seguramente tampoco sabe que hay una Concertación que tiene a Efraín como candidato.

Creer que una visita a Lugo puede ayudarle electoralmente no solo evidencia una desconexión completa con los tiempos que vivimos, sino que expone una falta total de capacidad para generar entusiasmo y confianza en un gobierno que lo tenga como líder.

¿Cómo puede gobernar un país un tipo que depende de un convaleciente? Un convaleciente cuyo núcleo duro ¡apoya a otro candidato! Porque Euclides Acevedo es en la práctica el candidato del Frente Guasu.

Si Efraín quiere sumar el voto luguista no tiene que buscar el apoyo inconsciente de Fernando l, tiene que nombrar ya a Esperanza Martínez ministra de Salud de su posible futuro gobierno y hacer que recorra todos los hospitales y centros de salud del país escuchando los problemas de funcionarios, médicos y pacientes, porque la política del Siglo XXl se hace con acciones y se comunica con historias. Pero claro, los “genios” que lo asesoran en vez de sacar a la cancha a este valioso activo, prefirieron nombrarla presidenta de un espacio político que sigue siendo una ficción, una entelequia, una marca sin producto.

Hay personas en la Concertación que pueden darle cuerpo y músculo al espacio. Apenas conozco a Soledad Núñez. Pero tiene una generosidad que le suma. Durante la campaña interna supo ganarse a los liberales valorando la lucha histórica del partido, acercándose a mujeres de liberalismo incuestionable, siendo simple y cercana, construyendo vínculo a partir de una oportunidad que se fue ganando con silenciosa inteligencia. Pakova Ledesma es otro referente que debería ocupar un espacio preponderante. También sería muy útil desde lo comunicacional tener voceros como Guillermo Ferreiro o Sebastián Villarejo. Pero dudo que entiendan lo que planteo. Es que ellos saben todo, por eso pierden siempre.

Lo que no ven

El votante desencantado no hace diferencia entre colorados, liberales o concertacionistas. Esta harto de la política y los políticos y por eso va a buscar un candidato que represente su decepción y su bronca. Puede ser un intelectual o un trabajador informal; un joven/a de entre 20 y 40 que maneja un bolt, es delivery o trabaja en un servicentro. El candidato que tiene todo para captar ese voto es Payo Cubas.

Payo no va a ganar salvo que suceda algo que sacuda el país de manera extraordinaria. Pero tiene todo para conseguir que lo apoyen los decepcionados que quieren y necesitan expresar su malestar no contra Alegre o Peña sino contra el sistema.

El plan de Payo es imposible de aplicar e incluye (entre otras cosas) trasladar la Capital a Pozo Colorado. Nadie lo leyó ni lo va a leer. Como tampoco van a leer el de Alegre o Peña. Pero si Payo promociona cinco propuestas puntuales de su plan inaplicable puede capatar más votos de los que muchos creen.

Eliminar las dos cámaras y hacer una sola con 40 parlamentarios con salarios que no pasen los 13 millones puede instalar un debate incómodo par la casta político-mediática funcional a un sistema en el que ya nadie cree.

Payo tiene todo para instalar agenda. Ser disruptivo, poner las reglas del debate. El nuevo elector valora la autenticidad. Payo hizo en el Congreso lo que sus votantes esperaban que hiciera. Consolidó su imagen y ratificó la percepción que todos tenían de los que lo echaron.

Para la elección faltan 90 días. Según un estudio del CIRDH, el 80% de los paraguayos decide su voto entre una semana y dos días antes de la fecha. No importa saber a quien un encuestado votaría hoy, sino qué cosas lo movilizan y qué cosas condicionarán su voto. De acá a abril, los equipos de campaña invertirán millones en sondeos inútiles, hechos a la medida del cliente que difundirán en redes y que solo leerán sus militantes. Porque entre ver un gráfico con los porcentajes de Santi y Efraín o el cuerazo de Paty Orue, la Miss Tanga eterna los aniquilará sin piedad.

Lectores: 522

Envianos tu comentario