Economía y Empresas
Otra polémica emisión de deuda

El BCP posterga el crecimiento nacional y financia el de los Estados Unidos

Horacio Cartes y su hija Sofia junto a Donald Trump y su esposa, Ivanka.

Por Jorge Villalba Digalo

De no creerse. El Paraguay toma dólares del mercado internacional pagando tasas que van de 4,1% a 5,6% anuales y al mismo tiempo entrega sus dólares a los Estados Unidos cobrando una tasa de poco más del 2%. Los dólares se toman caro y se entregan barato.

El gobierno de Horacio Cartes con lo que hace es someter el país a millonarias deudas por décadas, postergar un mayor desarrollo mientras financia al país más desarrollado del planeta, todo a costa de pérdidas millonarias y pérdida de soberanía ya que las situaciones contenciosas sobre la deuda contraída vía bonos se dilucidarían en New York.

El Paraguay obtiene dólares emitiendo bonos internacionales por los que deberá pagar altas tasas y, paradójicamente, al mismo tiempo coloca los dólares en bonos del gobierno norteamericano por los que cobrará bajas tasas, lo que da lugar a millonarias pérdidas que son realmente difícil de entender en que se fundamentan.

La última emisión por 530 millones de dólares se han colocado a una tasa del 5,6 % y las emisiones anteriores no bajaron de una tasa del 4,1%. Es decir, el Paraguay pagará por los recursos obtenidos entre 4,1% y el 5,5% anual. Pero, paradójicamente, el Banco Central del Paraguay colocó a fines del año pasado parte de las reservas en bonos del gobierno de los Estados Unidos, 225 millones de dólares, por los que recibirá una tasa de poco más del 2% anual.

Esto es como comprar tomates a 5,6 y venderlo solamente a 2.

El pésimo negocio tiene como marco el discurso hegemónico de los economistas neoliberales que se oponen rotundamente a que se usen las reservas internacionales para fomentar el desarrollo del país, sin embargo, no dicen nada cuando las reservas se destinan a financiar el desarrollo de los Estados Unidos.

Los conductores de la política económica, con el soporte “intelectual” de los neoliberales, se niegan terminantemente a que se utilice parte de las reservas localmente en obras de infraestructura, cuando una mínima parte de ella se podría destinar, por ejemplo, a la construcción de viviendas populares. Mientras tanto, casi cuatro millones de personas viven en la pobreza y una gran parte de ella bajo techos de hule y cartón como consecuencia de un estado indolente que prefiere caerle bien a los Estados Unidos antes que hacer uso soberano de sus recursos para mejor las condiciones de vida de la población.

Otro punto criticable en el tema de la colocación de bonos internacionales es el hecho de que los bancos que tendrán a su cargo la operación nunca son contratados a través de un concurso o licitación. El ministerio de hacienda se aprovechó en los últimos años de una laguna en la Ley de Contrataciones Públicas para emitir bonos internacionales por 3.380 millones de dólares, en el marco de una aceleración histórica de la deuda, sin ningún realizar ningún tipo de competencia entre los bancos que llevaron a cabo las operaciones.

Finalmente, volviendo al tema de la colocación de las reservas en bonos del tesoro de los Estados Unidos, si bien lo más criticable es que los recursos nacionales se usen para desarrollar a los norteamericanos mientras somos uno de los países más atrasados de Latinoamérica, sin embargo, vale preguntarse: ¿Si esta operación no es un negocio para el Paraguay?, entonces, ¿Para quién es el negocio?. Es hora de terminar con los que se hacen ricos haciendo el papel de fabricantes de miseria.

Lectores: 635

Envianos tu comentario