Nacionales
Reunión bilateral

Incongruente: en su paso por Chile, Peña se abrazó con el comunista Boric, y luego aseguró que defiende el libre mercado

El presidente, Santiago Peña y su par chileno, Gabriel Boric.

Los presidentes de Paraguay y Chile, Santiago Peña y Gabriel Boric, respectivamente, mantuvieron una reunión este martes, donde apuntaron a construir mejores lazos y no quedarse solo en declaraciones, además de buscar una voz común en Latinoamérica, más allá de las diferencias ideológicas.

El presidente izquierdista de Chile, Gabriel Boric, destacó que el presidente paraguayo, Santiago Peña, haya elegido a su país para su primera visita oficial como mandatario y que eso refleja la importancia que ambos países le otorgan recíprocamente a las relaciones bilaterales y al deseo de ambas naciones de construir mejores lazos.

“Somos países que no comparten fronteras, pero que compartimos sentido de urgencia e ímpetu y tenemos hoy día, lo hemos podido conversar en la reunión con Santiago Peña y toda la comitiva, muchos proyectos en común y no estamos disponibles para quedarnos solamente en declaraciones de buenas intenciones y les pido que nos juzguen por los buenos resultados”, manifestó.

Asimismo, dijo que con la energía desbordante que los acompañó durante la reunión no le queda duda de que van a poder sacar adelante cuestiones que irán en directo beneficio de ambos pueblos.

Boric mencionó que se habló en la reunión del corredor bioceánico que está en construcción en Paraguay, el tratado de libre comercio y la situación regional, en donde concordaron en que Latinoamérica debe tener una voz común más allá de las diferencias ideológicas que existan.

“Con el presidente Santiago Peña, desde una primera visión, podrían decir que somos personas muy distintas, pero sin embargo lo que hemos conversado nos damos cuenta que tenemos muchísimas cosas en común, los derechos humanos, el ánimo de integrar a nuestras naciones, poder colaborar recíprocamente en nuestras relaciones internacionales y no me cabe duda de que vamos a lograr cosas juntos”, expresó.

Sobre el corredor bioceánico, resaltó que constituye un proyecto de integración que une por la vía terrestre el sur de Brasil con los puertos del norte de Chile, pasando por Paraguay y Argentina.

“Posee un altísimo valor estratégico para Chile, por eso se van a juntar con gobernadores y alcaldes de Chile y se estima que pueda estar construido para el 2025”, recalcó.

Asimismo, dijo que coinciden en el impacto positivo de la iniciativa y en el acercamiento de los bloques comerciales del Mercosur y la Alianza del Pacífico y que de hecho ya se comprometieron a hacer las gestiones para que Paraguay, como estado observador, pueda ser parte de la próxima reunión de la alianza del Pacífico, que tendrá lugar en Lima, Perú, en el mes de marzo.

“Este 2023 estamos conmemorando 180 años de relaciones diplomáticas bilaterales con el Paraguay, con muchas posibilidades que se abren para seguir mejorando las relaciones y no solo eso. Una colaboración recíproca”, finalizó.

El presidente paraguayo, Santiago Peña, por su parte recalcó que en estos 180 años de relaciones ocurrieron muchas cosas, como una guerra que desvió a Paraguay del progreso humano y que por mucho tiempo ha intentado recuperar ese lugar en el mundo para el desarrollo de los pueblos.

“Hace mucho Paraguay toma esta decisión de abandonar esa imagen de una isla rodeada de tierra y recuperar una centralidad en la integración latinoamericana”, aseguró.

Sobre el punto, dijo que por eso fue a Chile, un país con el que no comparten fronteras, pero sí una visión colectiva de desarrollo e integración real.

“Así como Chile, que es el campeón en la integración, el país con más acuerdos de libres comercios, Paraguay también tiene una fuerte vocación de integración. Paraguay encuentra en la integración de los mercados el camino para el desarrollo, para el progreso, para la generación de ingresos y que familias de todos los sectores puedan encontrar un futuro mejor”, aseveró.

De igual manera, analizó que en los últimos años Latinoamérica estuvo dominada por la polarización, por la virulencia política y muchas veces el sesgo ideológico. “Compartimos una generación similar, pero tenemos una responsabilidad generacional, nos están mirando y quieren saber la actitud que vamos a tener. Se vienen grandes momentos”, afirmó.

Peña detalló que hablaron de una situación de urgencia, ya que los mandatos tienen un término y tienen que ser capaces de hacer algo más que simplemente firmar acuerdos o comunicados de visita. “Vengo a relanzar la relación entre Chile y Paraguay”.

“Estoy convencido de que este va a ser el inicio de un capítulo que no solo nos va acercar a Paraguay y Chile, sino que estoy convencido de que nos va a permitir liderar esta integración continental. Estoy convencido de que América Latina es la región del mundo que tiene el mayor potencial de desarrollo y es la nación del mundo que hoy tiene una responsabilidad moral de levantar el mensaje de paz en un mundo que está convulsionado”, expresó.

Para Peña, la paz, la democracia, la libertad son valores que Chile y Paraguay aprendieron de la manera más dura, ya que experimentaron la falta de las mismas (con guerras y dictaduras).

“Por eso veo un camino común, donde no quiero mirar para la derecha, para la izquierda, quiero mirar para adelante mi querido Gabriel, hay un camino enorme que va a traer progreso y nos va a permitir poder sumar fuerzas con otros naciones de América Latina para demostrar que siempre juntos vamos a estar mejor que separados”, finalizó el mandatario paraguayo.

Lectores: 197

Envianos tu comentario