Opinión
Visión

La mano anglo-estadounidense detrás del auge del fascismo

Cada año desde el 9 de mayo, el mundo lleva a cabo una celebración anual llamada Día de la Victoria que señala el final de la última guerra mundial.

Por Matthew Ehret

Cada año desde el 9 de mayo, el mundo lleva a cabo una celebración anual llamada Día de la Victoria que señala el final de la última guerra mundial.

Para aquellos que se an dado cuenta de la integración de los principales nazis no reconstruidos, fascistas italianos y fascistas japoneses en el complejo de inteligencia angloestadounidense después de la Segunda Guerra Mundial, esta celebración es agridulce, por decir lo menos.

En Alemania Occidental, el jefe de la inteligencia nazi, Reinhardt Gehlen, recibió un nuevo trabajo de Allan Dulles como jefe de la inteligencia de Alemania Occidental bajo el control de la CIA.

Como demostró Cynthia Chung en su libro The Empire on Which the Black Sun Never Set, entre 1958 y 1973, todos los jefes del comando de Europa central de la OTAN eran ex oficiales nazis de las SS. Y como demostró el historiador suizo Daniele Ganser en su obra Los ejércitos secretos de la OTAN, la Guerra Fría sirvió como excusa para construir un vasto complejo paramilitar utilizando fascistas de Italia, Francia, España, Bélgica y Alemania para llevar a cabo una guerra multifacética en los pueblos de Europa a través de la organización de organizaciones terroristas como las Brigadas Rojas y los asesinatos selectivos de líderes nacionalistas que no están dispuestos a adaptarse a un nuevo orden mundial orientado a la despoblación.

Lamentablemente, este pacto con el diablo no fue algo que simplemente ocurrió en los días salvajes de la Guerra Fría, sino que continúa virulentamente hasta el día de hoy en varios niveles.

Movimientos revivalistas nazis modernos

Por ejemplo, las expresiones modernas del fascismo se pueden ver en la renovación de los neonazis Azov, C14, Svoboda y Aidar tatuados con la esvástica, amantes del sol negro del ocultismo y vestidos de lobosangel hoy en Ucrania, además de una reescritura completa de la historia de la Segunda Guerra Mundial que se ha sumergido aceleradamente en la irrealidad durante los 30 años desde que colapsó la Unión Soviética.

En todo el espectro de miembros posteriores al Pacto de Varsovia absorbidos por la OTAN, como Lituania, Estonia, Albania, Eslovaquia y Letonia, los colaboradores nazis de la Segunda Guerra Mundial han sido glorificados con estatuas, placas públicas, monumentos e incluso escuelas, parques y calles con nombres nazis. Celebrar a los colaboradores nazis mientras se derriban monumentos prosoviéticos se ha convertido casi en una condición previa para cualquier nación que desee unirse a la OTAN.

En Estonia, que se unió a la OTAN en 2004, la Sociedad Erna, financiada por el Ministerio de Defensa, ha celebrado al grupo Nazi Erna Saboteur que trabajó con las Waffen SS en la Segunda Guerra Mundial con la Guardia de avanzada de Erna elevada a héroes nacionales oficiales. En Albania, el primer ministro Edi Rama rehabilitó al colaborador nazi Midhat Frasheri, quien deportó a miles de judíos de Kosovo a campos de exterminio.

En Lituania, el líder pronazi del Frente Activista Lituano, Juozas Lukša, que cometió atrocidades en Kaunas, fue honrado como héroe nacional por una ley del Parlamento que aprobó una resolución que denominó “el año 2021 como el año de Juozas Luksa-Daumantas”. En Eslovaquia, el ‘Partido de los Pueblos de Nuestra Eslovaquia’, dirigido por el neonazi Marián Kotleba, pasó de la marginalidad al establishment y ganó el 10 por ciento de los escaños parlamentarios en 2019.

Finlandia se ha convertido en un nuevo miembro de la OTAN al que posiblemente se unirá Suecia. Ambas comparten profundas tradiciones pronazis no resueltas que están saliendo a la superficie una vez más, como describí en mi artículo “Esqueletos nazis en los armarios de Suecia y Finlandia”.

En toda la comunidad transatlántica “libre y democrática”, los programas de eutanasia se están poniendo en línea a un ritmo sorprendentemente rápido con un acceso cada vez mayor a “maduros menores”, ciudadanos discapacitados que luchan contra la depresión y otras enfermedades no mortales. En los EE.UU., las reformas de salud de Biden han revivido el programa Tiergarten-4 de “eliminación de comedores inútiles” de Hitler que impone una contabilidad de costos y beneficios en vidas que no son dignas de ser vividas.

La eugenesia se ha convertido una vez más en la pseudociencia rectora de una clase élite fascista de ingenieros sociales que busca eliminar rasgos no deseados en la población mientras reduce los niveles de población general a números manejables, utilizando las mismas fórmulas adoptadas por Hitler y sus colaboradores en la década de 1930.

El hecho es que cierto algo no se resolvió el 9 de mayo de 1945 y que tiene mucho que ver con el lento resurgimiento de una nueva forma de fascismo durante la segunda mitad del siglo XX y el renovado peligro de una dictadura global que el mundo enfrenta hoy de nuevo.

La fea verdad de la Segunda Guerra Mundial

Adolfo Hitler o Benito Mussolini nunca fueron “hombres al control de sí mismos”. Las máquinas que dirigían nunca estuvieron completamente bajo su control soberano y el financiamiento que usaron como combustible en su esfuerzo por dominar el mundo no provino de los Bancos de Italia o Alemania. Las tecnologías que usaron en la petroquímica, el caucho y la computación no vinieron de Alemania o Italia, y la ideología científica gobernante de la eugenesia que impulsó tantos de los horrores de las prácticas de purificación racial de Alemania nunca se originó en las mentes de los pensadores alemanes o de las instituciones alemanas.

Se podría decir con seguridad que el fascismo nunca hubiera sido posible como “solución” a los problemas económicos del orden posterior a la Primera Guerra Mundial si no fuera por una poderosa red de financieros e industriales de las décadas de 1920 y 1940 con nombres como Rockefeller, Warburg, Montague, Norman, Osborn, Morgan, Harriman o Dulles. Para probar este punto, tomemos el extraño caso de Prescott Bush como un punto de entrada útil.

El patriarca de la misma dinastía Bush que le dio al mundo dos desastrosos presidentes estadounidenses se hizo un nombre financiando el nazismo junto con sus socios comerciales Averell Harriman y el hermano menor de Averell, E. Roland Harriman (el último que iba a reclutar a Prescott para Skull and Bones mientras ambos estaban estudiando en Yale). Prescott, actuando como director de Brown Brothers Harriman, no solo proporcionó valiosos préstamos para mantener a flote al partido nazi en bancarrota durante la pérdida de apoyo de Hitler en 1932, cuando el general antifascista Kurt von Schleicher fue nombrado canciller, sino que incluso fue declarado culpable de ¡”comerciar con el enemigo” como director de Union Banking Corporation en 1942!

¡Así es! Once meses después de que Estados Unidos entrara en la Segunda Guerra Mundial, el gobierno federal naturalmente llevó a cabo una investigación de todas las operaciones bancarias nazis en los EE.UU. y se preguntó por qué Prescott seguía dirigiendo un banco que estaba tan profundamente enredado con el Bank voor Handel en Scheepvart de Fritz Thyssen de los Países Bajos.

Para los que no lo saben, Fritz Thyssen es el magnate industrial alemán famoso por escribir el libro “Yo pagué a Hitler”.

El propio banco estaba vinculado a una combinación alemana llamada Steel Works of the German Steel Trust que controlaba el 50,8 por ciento del arrabio de la Alemania nazi, el 41,4 por ciento de su chapa universal, el 38,5 por ciento de su acero galvanizado, el 45,5 por ciento de sus tuberías y el 35 por ciento de sus explosivos. Bajo la Orden de Adquisición 248, el gobierno federal de los Estados Unidos confiscó todas las propiedades de Prescott el 22 de octubre de 1942.

La combinación de acero de Estados Unidos y Alemania fue solo una pequeña parte de una operación más amplia, ya que Standard Oil de Rockefeller había creado un nuevo cartel internacional junto con IG Farben (la cuarta compañía más grande del mundo) en 1929 bajo el Plan Young. Owen Young era un activo de JP Morgan y director de la Fundación Rockefeller que dirigía General Electric.

En 1928, Young instituyó un plan de pago de la deuda alemana que dio origen al Banco de Pagos Internacionales (BIS) y consolidó un cartel internacional de industriales y financieros en nombre de la City de Londres y Wall Street. El más grande de estos cárteles vio cómo las operaciones alemanas de Henry Ford se fusionaban con IG Farben, Dupont Industries, Shell de Gran Bretaña y Standard Oil de Rockefeller.

El acuerdo del cartel de 1928 también hizo posible que Standard Oil pasara todas las patentes y tecnologías para la creación de gasolina sintética a partir del carbón a IG Farben, lo que permitió que Alemania pasara de producir meramente 300.000 toneladas de petróleo natural en 1934 a unos increíbles 6,5 millones de toneladas. (85% de su total) durante la Segunda Guerra Mundial.

Si no hubiera tenido lugar esta transferencia de patente/tecnología, la guerra mecanizada moderna que caracterizó a la Segunda Guerra Mundial nunca podría haber ocurrido.

Dos años antes de que comenzara el Plan Young, JP Morgan ya había otorgado un préstamo de $100 millones al régimen fascista recién establecido de Mussolini en Italia [1], con el líder del Partido Demócrata Thomas Lamont interpretando el papel de Prescott Bush en la operación italiana de Wall Street. No solo JP Morgan amaba el tipo de fascismo corporativo de Mussolini, sino que Henry Luce de la revista Time se entusiasmó sin disculpas por su decisión de poner a Mussolini en la portada de Time ocho veces entre 1923 y 1943 mientras promovía implacablemente el fascismo como la “solución económica milagrosa para América” (lo que también hizo en sus otras dos revistas Fortune y Life).

Muchos estadounidenses desesperados, todavía traumatizados por la larga y dolorosa depresión que comenzó en 1929, habían abrazado cada vez más la venenosa idea de que un fascismo estadounidense pondría comida en la mesa y finalmente los ayudaría a encontrar trabajo.

Se deben decir algunas palabras de Brown Brothers Harriman.

El propio banco nazi de Bush fue el producto de una fusión anterior de 1931 que tuvo lugar entre el banco de la familia de Lord Montagu Norman (Brown Brothers) y Harriman, Bush and Co.

Montague Norman fue gobernador del Banco de Inglaterra de 1920 a 1944, líder del Anglo-German Fellowship Trust y controlador de Hjalmar Schacht de Alemania (presidente del Reichsbank de 1923 a 1930 y ministro de Economía de 1934 a 1937). Norman también fue la luz que guiaba al Banco de Pagos Internacionales (BIS) desde su creación en 1930 durante toda la Segunda Guerra Mundial.

El Banco Central de Bancos Centrales

Aunque el BIS se estableció bajo el Plan Young y nominalmente dirigido por Schacht como un mecanismo para el pago de la deuda de la Primera Guerra Mundial, el “Banco Central de Bancos Centrales” con sede en Suiza fue el mecanismo clave para que los financieros internacionales financiaran la maquinaria nazi. El hecho de que el BIS estaba bajo el control total de Montagu Norman fue revelado por el banquero central holandés Johan Beyen, quien dijo:

“El prestigio de Norman era abrumador. Como apóstol de la cooperación del banco central, convirtió al banquero central en una especie de arcipreste de la religión monetaria. El BIS fue, de hecho, su creación.” [2]

Los miembros fundadores de la Junta incluyeron los bancos centrales privados de Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia y Bélgica, así como una camarilla de tres bancos estadounidenses privados (JP Morgan, First National of Chicago y First National of New York). Los tres bancos estadounidenses se fusionaron después de la guerra y hoy se conocen como Citigroup y JP Morgan Chase.

En su constitución fundacional, el BIS, sus directores y personal recibieron inmunidad de todas las leyes nacionales soberanas y ni siquiera las autoridades de Suiza pudieron ingresar a sus instalaciones.

Esta historia se transmitió poderosamente en el libro de 2013 de Adam LeBor “Tower of Basel: The Shadowy History of the Secret Bank that Runs the World”.

Una palabra sobre la eugenesia

El apoyo nazi en la preparación y durante la Segunda Guerra Mundial no terminó con las finanzas y el poder industrial, sino que se extendió a la ideología científica gobernante del tercer Reich: la eugenesia (también conocida como la ciencia del darwinismo social desarrollada por el socio del Club X de Thomas Huxley). Herbert Spencer y el primo de Darwin, Sir Francis Galton, décadas antes).

En 1932, Nueva York fue sede de la Tercera Conferencia de Eugenesia copatrocinada por William Draper Jr (banquero de JP Morgan, jefe de General Motors y figura destacada de Dillon Read y compañía) y la familia Harriman. Esta conferencia reunió a destacados eugenistas de todo el mundo que vinieron a estudiar la aplicación exitosa de las leyes eugenésicas en Estados Unidos que había comenzado en 1907 bajo el patrocinio entusiasta de Theodore Roosevelt. Escondiéndose detrás del respetable barniz de “ciencia”, estos ingenieros sociales discutieron la nueva era de “evolución dirigida del hombre” que pronto sería posible bajo una dictadura científica global.

Hablando en la conferencia, el destacado fascista británico Fairfield Osborn dijo que la eugenesia:

“ayuda y fomenta la supervivencia y multiplicación de los más aptos; indirectamente, frenaría y desalentaría la multiplicación de los inadaptados. En cuanto a esto último, solo en los Estados Unidos, se reconoce ampliamente que hay millones de personas que actúan como redes de arrastre o anclas de hoja en el progreso del barco del estado… Mientras que algunas personas altamente competentes están desempleadas, la masa de desempleo se encuentra entre los menos competentes, que primero son seleccionados para la suspensión, mientras que las pocas personas altamente competentes se retienen porque todavía son indispensables. En la naturaleza, estos individuos menos aptos desaparecerían gradualmente, pero en la civilización, los mantenemos en la comunidad con la esperanza de que en días mejores, todos puedan encontrar empleo. Este es solo otro ejemplo de civilización humana que va directamente contra el orden de la naturaleza y fomenta la supervivencia de los menos aptos”.[3]

Los días oscuros de la Gran Depresión fueron buenos años para la intolerancia y la ignorancia, ya que las leyes de eugenesia se aplicaron en dos provincias canadienses (Columbia Británica y Alberta) y se extendieron ampliamente por Europa y América con 30 estados de EE. UU. Aplicando leyes de eugenesia para esterilizar a los no aptos. La Fundación Rockefeller pasó a financiar la eugenesia alemana y, más específicamente, la estrella en ascenso de la mejora humana Joseph Mengele.

El monstruo nazi de Frankenstein es abortado

Al describir su reunión del 29 de enero de 1935 con Hitler, el controlador de la Mesa Redonda, Lord Lothian, citó la visión del Führer para la codirección aria del Nuevo Orden Mundial diciendo:

“Alemania, Inglaterra, Francia, Italia, Estados Unidos y Escandinavia… deberían llegar a algún acuerdo mediante el cual impedirían que sus ciudadanos ayudaran en la industrialización de países como China e India. Es suicida promover el establecimiento en los países agrícolas de Asia de industrias manufactureras”.

Si bien es obvio que se puede decir mucho más sobre el tema, la maquinaria fascista no se comportó del todo de la manera que deseaban Frankenstein en Londres, ya que Hitler comenzó a darse cuenta de que su poderosa maquinaria militar le dio a Alemania el poder para liderar la Nueva Era. Orden Mundial en lugar de jugar un papel secundario como meros ejecutores en nombre de sus amos anglosajones en Gran Bretaña. Si bien muchos oligarcas de Londres y Wall Street estaban dispuestos a adaptarse a esta nueva realidad, se tomó la decisión de abortar el plan e intentar luchar otro día.

Para lograr esto, se inventó un escándalo para justificar la abdicación del rey pronazi Eduardo VIII en 1936 y un primer ministro apaciguador, Neville Chamberlain, fue reemplazado por Winston Churchill en 1940. admirador, era ante todo un devoto imperialista británico y, como tal, lucharía con uñas y dientes para salvar el prestigio del Imperio si se viera amenazado. Lo cual hizo.

Dentro de los propios Estados Unidos, el establecimiento profascista de Wall Street había estado perdiendo una guerra que comenzó el día en que el presidente antifascista Franklin Roosevelt fue elegido en 1932. No solo había fracasado su intento de asesinato en febrero de 1933, sino que sus planes de golpe de Estado de 1934 también habían fracasado. frustrado por un general patriótico llamado Smedley Butler.

Para empeorar las cosas, sus esfuerzos por mantener a Estados Unidos fuera de la guerra con la esperanza de codirigir el Nuevo Orden Mundial junto con Alemania, Francia e Italia también se estaban desmoronando.

Entre 1933 y 1939, FDR impuso amplias reformas en el sector bancario, frustró un importante intento de crear una dictadura global de banqueros bajo el Banco de Pagos Internacionales y movilizó una amplia recuperación bajo el New Deal.

El infierno viviente que fue la Gran Depresión

A lo largo de la Gran Depresión, la población fue llevada al límite, lo que hizo que Estados Unidos fuera muy susceptible al fascismo, ya que el desempleo se disparó al 25 por ciento, la capacidad industrial se derrumbó en un 70 por ciento y los precios agrícolas colapsaron muy por debajo del costo de producción, lo que aceleró las ejecuciones hipotecarias y los suicidios. Los ahorros de toda la vida se perdieron cuando 4000 bancos quebraron.

Esta desesperación se repitió en toda Europa y Canadá con los fascistas amantes de la eugenesia ganando popularidad en todos los ámbitos. Inglaterra vio el surgimiento de la Unión Británica de Fascistas de Sir Oswald Mosley en 1932, el Canadá inglés tuvo su propia solución fascista con la Liga de Reconstrucción Social de la “Sociedad Fabiana” de Rhodes Scholar (que luego se hizo cargo del Partido Liberal) que pedía la “gestión científica de sociedad”.

A los ciudadanos de América del Norte se les decía que el fascismo corporativo era la solución económica a todos los problemas económicos de Estados Unidos.

En medio de la crisis, la City de Londres se retiró del patrón oro en 1931, lo que supuso un golpe devastador para los EE. responder a la depresión. Los productos británicos inundaron simultáneamente los EE. UU. aplastando la poca producción que quedaba.

Fue en este ambiente que se desarrolló una de las batallas menos entendidas en 1933.

933: Se intenta una dictadura de los banqueros

En Alemania, una victoria sorpresa del general Kurt Schleicher provocó la derrota del partido nazi dirigido por Londres en diciembre de 1932, que amenazaba con liberar a Alemania de la tiranía del Banco Central. Unas semanas antes de la victoria de Schleicher, Franklin Roosevelt ganó la presidencia de Estados Unidos amenazando con regular los bancos privados y afirmar la soberanía nacional sobre las finanzas.

Schleicher había trabajado en estrecha colaboración una década antes con el ministro de Relaciones Exteriores alemán, admirador de Lincoln, Walter Rathenau, en la negociación de los Acuerdos de Rapallo de 1922 con su homólogo, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Georgi Chicherin, a espaldas de los globalistas que entonces administraban la Sociedad de Naciones.

El tratado se firmó en Rapallo, Italia, el 16 de abril de 1922 y se basó en la condonación de todas las deudas de guerra y la renuncia a todos los reclamos territoriales de ambos lados. El tratado decía que Rusia y Alemania “cooperarían con un espíritu de buena voluntad mutua para satisfacer las necesidades económicas de ambos países” y se basaba en la idea de inversiones industriales a gran escala en las necesidades reales de ambas naciones como un escape de la pesadilla hiperinflacionaria que se convirtió en el colapso económico de Weimar en 1923.

Cuando Rathenau fue asesinado por una célula terrorista llamada Organización Cónsul el 24 de junio de 1922, el éxito del Tratado de Rapallo perdió fuerza y la nación cayó en una ola más profunda de caos e impresión de dinero. El Cónsul de la Organización había tomado la iniciativa en el asesinato de más de 354 figuras políticas alemanas entre 1919 y 1923, y cuando fueron prohibidos en 1922, el grupo simplemente cambió su nombre y se transformó en otros grupos paramilitares alemanes (como los Freikorps) convirtiéndose en el brazo militar del nuevo Partido Nacionalsocialista.

Con el asistente de Rathenau convirtiéndose en canciller en 1932 junto con Franklin Roosevelt, una nueva resistencia antiglobalista amenazaba con romper el segundo intento de un Nuevo Orden Mundial.

Al ver que sus planes para el fascismo global se desvanecían, la ciudad de Londres anunció que se debía crear un nuevo sistema global controlado por los bancos centrales a toda prisa. Su objetivo era usar la crisis económica como una excusa para quitar a los estados nacionales cualquier poder sobre la política monetaria (muy similar a lo que se ve hoy), al tiempo que aumenta el poder de los Bancos Centrales Independientes como ejecutores de “presupuestos globales equilibrados”.

En diciembre de 1932, la Liga de las Naciones organizó una conferencia económica “para estabilizar la economía mundial” bajo la dirección del Banco de Pagos Internacionales (BIS) y el Banco de Inglaterra. La Conferencia Económica de Londres reunió a 64 naciones del mundo bajo un ambiente controlado presidido por el Primer Ministro británico e inaugurado por el propio Rey.

Una resolución aprobada por el Comité Monetario de la Conferencia declaró:

“La conferencia considera esencial, a fin de dotar a un patrón oro internacional del mecanismo necesario para un funcionamiento satisfactorio, que se creen Bancos Centrales independientes, con los poderes necesarios y la libertad para llevar a cabo una política monetaria y crediticia adecuada, en tales países desarrollados que no cuentan en la actualidad con una institución bancaria central adecuada” y que “la conferencia desea reafirmar la gran utilidad de una cooperación estrecha y continua entre los Bancos Centrales. El Banco de Pagos Internacionales debe desempeñar un papel cada vez más importante no solo mejorando el contacto, sino también como instrumento para la acción común”.

Haciéndose eco de la fijación actual de Mark Carney con el “equilibrio matemático”, las resoluciones establecieron que el nuevo patrón oro global controlado por los bancos centrales era necesario “para mantener un equilibrio fundamental en la balanza de pagos” de los países. La idea era privar a los estados nacionales de su poder para generar y dirigir crédito para su propio desarrollo.

FDR torpedea la Conferencia de Londres

La resistencia del canciller Schleicher a la dictadura de los banqueros se resolvió con un “golpe suave” que derrocó al líder patriótico en favor de Adolfo Hitler (bajo el control de un juguete del Banco de Inglaterra llamado Hjalmar Schacht) en enero de 1933, con Schleicher asesinado al año siguiente durante la ‘la noche de los cuchillos largos’.

En Estados Unidos, un intento de asesinato de Roosevelt fue frustrado el 15 de febrero de 1933 cuando una mujer le quitó el arma de la mano a un francmasón en Miami, lo que resultó en la muerte del alcalde Cermak de Chicago.

Sin el cadáver de FDR, la conferencia de Londres encontró una barrera infranqueable, ya que FDR se negó a permitir cualquier cooperación estadounidense. Roosevelt reconoció la necesidad de un nuevo sistema internacional, pero también sabía que tenía que ser organizado por estados nacionales soberanos al servicio del bienestar general del pueblo y no por bancos centrales dedicados al bienestar de la oligarquía. Antes de que pudiera ocurrir cualquier cambio internacional, los estados nacionales castrados por los efectos de la depresión primero tuvieron que recuperarse económicamente para mantenerse por encima del poder de los financieros.

En julio de 1933, la Conferencia de Londres se derrumbó cuando FDR se quejó de que la incapacidad de la conferencia para abordar los problemas reales de la crisis es “una catástrofe equivalente a una tragedia mundial” y que la fijación con la estabilidad a corto plazo eran “viejos fetiches de los llamados banqueros internacionales”. ”. FDR continuó:

“Estados Unidos busca el tipo de dólar que dentro de una generación tendrá el mismo poder adquisitivo y de pago de deuda que el valor del dólar que esperamos alcanzar en el futuro cercano. Ese objetivo significa más para el bien de otras naciones que una proporción fija por un mes o dos. La fijación del tipo de cambio no es la verdadera respuesta”.

Los británicos redactaron una declaración oficial diciendo que “la declaración estadounidense sobre la estabilización hizo que fuera completamente inútil continuar con la conferencia”.

Se aclara la guerra de FDR en Wall Street

El nuevo presidente dejó caer el guante en su discurso inaugural el 4 de marzo diciendo:

“Los cambistas han huido de sus altos asientos en el templo de nuestra civilización. Ahora podemos restaurar ese templo a las antiguas verdades. La medida de la restauración está en la medida en que aplicamos valores sociales más nobles que el mero beneficio monetario”.

FDR declaró una guerra en Wall Street en varios niveles, comenzando con su apoyo a la Comisión Pecora, que envió a miles de banqueros a prisión, y expuso las actividades criminales del nivel superior de la estructura de poder de Wall Street que manipuló la depresión, comprando oficinas políticas y empujando el fascismo. Ferdinand Pecora, quien dirigió la comisión, llamó al estado profundo cuando dijo:

“Este pequeño grupo de financistas de alto nivel, que controlan los resortes mismos de la actividad económica, tiene más poder real que cualquier grupo similar en los Estados Unidos”.

El éxito altamente publicitado de Pecora empoderó a FDR para imponer una regulación radical en la forma de 1) separación del banco Glass-Steagall, 2) reorganización por bancarrota y 3) la creación de la Comisión de Bolsa de Valores para supervisar Wall Street. Lo que es más importante, FDR quitó el poder a la Reserva Federal controlada por Londres al instalar a su propio hombre como presidente (el industrialista Mariner Eccles), quien la obligó a obedecer las órdenes nacionales por primera vez desde 1913, mientras creaba un mecanismo de préstamo “alternativo” fuera del control de la Fed llamado la Reconstruction Finance Corporation (RFC), que se convirtió en el principal prestamista de infraestructura en Estados Unidos durante la década de 1930.

Una de las políticas más controvertidas por las que FDR es demonizado hoy en día fue su abolición del patrón oro. El propio patrón oro restringió la oferta monetaria a un estricto intercambio de oro por dólar de papel, impidiendo así la construcción de las mejoras internas necesarias para reactivar la capacidad industrial y volver a poner a trabajar a los millones de desempleados para los que no existían recursos financieros. Su manipulación por parte de los financieros internacionales la convirtió en un arma de destrucción más que de creación en este momento. Dado que los precios de las materias primas habían caído por debajo de los costos de producción, era vital aumentar el precio de los bienes bajo una forma de “inflación controlada” para que las fábricas y las granjas pudieran volverse solventes y, lamentablemente, el patrón oro lo detuvo. FDR impuso aranceles protectores para favorecer la recuperación agroindustrial en todos los frentes, poniendo fin a años de libre comercio rapaz.

FDR expresó su filosofía político-económica en 1934: “la vieja noción falaz de los banqueros por un lado y el gobierno por el otro, como unidades más o menos iguales e independientes, ha desaparecido. El gobierno por la necesidad de las cosas debe ser el líder, debe ser el juez de los intereses en conflicto de todos los grupos de la comunidad, incluidos los banqueros”.

El verdadero nuevo trato

Una vez liberados de las cadenas de los bancos centrales, FDR y sus aliados pudieron iniciar una recuperación genuina al restaurar la confianza en la banca. Dentro de los 31 días posteriores a su feriado bancario, el 75% de los bancos estaban operativos y se creó la FDIC para asegurar los depósitos. Cuatro millones de personas recibieron trabajo inmediato, y se construyeron y dotaron de personal cientos de bibliotecas, escuelas y hospitales, todo financiado a través del RFC. La primera charla junto a la chimenea de FDR fue vital para reconstruir la confianza en el gobierno y los bancos, y sirve incluso hoy como una sólida lección sobre la banca que los banqueros centrales no quieren que aprendas.

Entre 1933 y 1939 se construyeron 45.000 proyectos de infraestructura. Los muchos proyectos “locales” se gobernaron, como la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China en la actualidad, bajo un “gran diseño” que FDR denominó los “Cuatro Cuartos” con zonas de megaproyectos como el área de la Autoridad del Valle de Tennessee en el sureste, la zona del Tratado del Río Columbia en el noroeste, la zona de St Laurence Seaway en el noreste y la zona de la Presa Hoover/Colorado en el suroeste. Estos proyectos fueron transformadores en formas que el dinero nunca podría medir, ya que la alfabetización del área de Tennessee aumentó del 20 por ciento en 1932 al 80 por ciento en 1950, y los remansos racistas del sur se convirtieron en la base de la industria aeroespacial de Estados Unidos debido a la abundante y barata energía hidroeléctrica.

Estados Unidos entra en guerra

Antes de que Estados Unidos entrara en guerra en 1941, FDR llamó la atención de las organizaciones corporativas de Wall Street durante un poderoso discurso de 1938 cuando el presidente le recordó al Congreso la verdadera naturaleza del fascismo:

“La primera verdad es que la libertad de una democracia no está a salvo si la gente tolera el crecimiento del poder privado hasta el punto en que se vuelve más fuerte que su propio estado democrático. Eso, en su esencia, es fascismo: la propiedad del gobierno por parte de un individuo, de un grupo o de cualquier otro poder privado que lo controle… Entre nosotros hoy está creciendo una concentración de poder privado sin igual en la historia. Esta concentración está perjudicando gravemente la eficacia económica de la empresa privada como forma de proporcionar empleo para la mano de obra y el capital y como forma de asegurar una distribución más equitativa de los ingresos y las ganancias entre la población de la nación en su conjunto”.

Si bien la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial resultó ser un factor decisivo en la destrucción de la maquinaria fascista, el sueño compartido por Franklin Roosevelt, Henry Wallace y muchos de los aliados más cercanos de FDR en Estados Unidos, Canadá, Europa, China y Rusia de un mundo gobernado por grandes El desarrollo a gran escala y la cooperación de beneficio mutuo no se cumplieron.

Aunque el aliado de FDR, Harry Dexter White, lideró la lucha para cerrar el Banco de Pagos Internacionales durante la conferencia de Bretton Woods de julio de 1944, la aprobación de las resoluciones de White para disolver el BIS y auditar sus libros nunca se llevó a cabo. Mientras que White, que se convertiría en el primer jefe del FMI, defendía el programa de FDR para crear un nuevo sistema antiimperial de finanzas, el líder de la Fabian Society y devoto eugenista John Maynard Keynes defendía al Banco y, en cambio, presionaba para redefinir el sistema de posguerra. sistema en torno a una moneda mundial llamada Bancor, controlada por el Banco de Inglaterra y el BIS.

A fines de 1945, la Doctrina Truman y la “relación especial” angloamericana reemplazaron la visión anticolonial de FDR, mientras que una cacería de brujas anticomunista convirtió a Estados Unidos en un estado policial fascista bajo la vigilancia del FBI. Todos los amigos de Rusia fueron objeto de destrucción y los primeros en sentir que ese objetivo fueron los aliados cercanos de FDR, Henry Wallace y Harry Dexter White, cuya muerte en 1948 mientras hacía campaña para la candidatura presidencial de Wallace puso fin a los anticolonialistas que dirigían el FMI.

El exvicepresidente Henry Wallace mencionó este peligro conmovedoramente meses antes de que Truman lo despidiera cuando declaró:

“El fascismo en la posguerra inevitablemente presionará constantemente por el imperialismo anglosajón y eventualmente por la guerra con Rusia. Los fascistas estadounidenses ya están hablando y escribiendo sobre este conflicto y lo utilizan como excusa para sus odios e intolerancias internas hacia ciertas razas, credos y clases”.

En las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, esos mismos financieros que trajeron el fascismo mundial volvieron directamente a trabajar infiltrándose en las instituciones de Bretton Woods de FDR, como el FMI y el Banco Mundial, convirtiéndolas de herramientas de desarrollo en herramientas de esclavitud. Este proceso fue completamente expuesto en el libro de 2004 Confessions of an Economic Hit man de John Perkins.

Las casas bancarias europeas que representaban a la antigua nobleza del imperio continuaron sin castigo esta reconquista de Occidente. En 1971, el hombre a quien Perkins expuso como el principal asesino a sueldo económico, George Schultz, orquestó la eliminación del dólar estadounidense de la reserva de oro, el director del sistema de tipo de cambio fijo de la Oficina de Gestión del Presupuesto y en el mismo año, el Rothschild Inter-Alpha Group de bancos fue creado para marcar el comienzo de una nueva era de globalización.

Schultz trabajó en estrecha colaboración durante este período oscuro con Henry Kissinger y juntos crearon una nueva organización que tomó el control de la política exterior e interior de Estados Unidos bajo el nombre de ‘Comisión Trilateral’. Uno de los alumnos premiados de Kissinger en Harvard fue un joven sociópata alemán llamado Klaus Schwab, a quien pronto se le asignó la tarea de establecer una rama junior del grupo Bilderberg en 1971 que pasó a llamarse “El Foro Económico Mundial”.

Esta flotación del dólar de 1971 marcó el comienzo de un nuevo paradigma de consumismo, posindustrialismo y desregulación que transformó a las otrora productivas naciones occidentales en casos perdidos especulativos de “posverdad” convencidos de que los principios de los casinos, las burbujas y los molinos de viento eran sustitutos de prácticas económicas agroindustriales.

Así que aquí estamos en 2022 celebrando la victoria sobre el fascismo.

Los hijos y nietos de esos héroes de 1945 ahora se encuentran atados al mayor colapso financiero de la historia con $1.5 billones de capital ficticio listo para explotar bajo una nueva hiperinflación global similar a la que destruyó Weimar en 1923, pero esta vez global. El Banco de Pagos Internacionales, que debería haberse disuelto en 1945, controla hoy el Consejo de Estabilidad Financiera y, por lo tanto, regula el comercio mundial de derivados, que se ha convertido en el arma de destrucción masiva que se ha disparado para desatar más caos en el mundo del que Hitler podría haber soñado. .

Hoy, el espíritu antifascista de Franklin Roosevelt está vivo en la forma de los modernos antiimperialistas Vladimir Putin, Xi Jinping y una creciente variedad de naciones unidas bajo el paraguas del New Deal del siglo XXI, que se ha dado en llamar la “Iniciativa de la Franja y la Ruta”. La lucha por quién será dominante en el nuevo sistema operativo está en marcha, y al igual que hace 80 años, donde los herederos de los fascistas de la Segunda Guerra Mundial usan palabras como “multipolar”, es solo un eufemismo para la gobernanza global y la despoblación. Los únicos representantes multipolares auténticos hoy son aquellos que se dedican a defender un sistema que rechaza la despoblación, el hambre controlada y la guerra.

Si los gobiernos occidentales tienen o no la aptitud moral para redescubrir su mejor herencia sigue siendo una pregunta abierta, pero el hecho es que todavía existe una ventana de oportunidad para hacer lo que DEBERÍA haber sucedido en 1945: ganar la Segunda Guerra Mundial.

Lectores: 295

Envianos tu comentario