Nacionales
Una alianza inesperada

Las religiones se unen contra Peña: los católicos y los evangelistas coinciden en sus críticas al Gobierno

Monseñor Amancio Benítez sostuvo que "nos sorprende que los representantes de este sufrido pueblo, conociendo estas necesidades se muestren tan insensibles y piensen solamente en su bienestar”.

Líderes religiosos católicos y evangélicos sentaron posturas independientes, pero coincidieron en las críticas al gobierno de Santiago Peña. Ambas agrupaciones religiosas dicen estar preocupadas y decepcionadas ante las acciones que llevan adelante los actuales administradores políticos del país.

Los obispos, al reunirse el viernes en la 239 Asamblea de Obispos del Paraguay, manifestaron su preocupación porque autoridades políticas solo piensan en autoasignarse jugosos salarios, a pesar de la notable falta de recursos de salud pública y en la educación.

Monseñor Amancio Benítez, fue el portavoz del mensaje de la Asamblea de Obispos. “Nos sorprende que los representantes de este sufrido pueblo, conociendo estas necesidades se muestren tan insensibles y piensen solamente en su bienestar”, indicó Benítez, obispo de Benjamín Aceval y secretario general de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP).

En ese sentido, lamentan la insensibilidad que tienen los políticos frente al descuido de la salud pública y la deuda del gobierno en materia de educación. Monseñor Benítez recordó que miles de niños y jóvenes están fuera del sistema educativo, tanto en instituciones católicas como en las públicas, ante la desidia gubernamental.

La crítica apuntó a la iniciativa del Poder Ejecutivo de aumentar los salarios de los 80 diputados y 45 senadores así como al presidente y vicepresidente de la República, además de los ministros y directores de entes públicos, mientras gran parte de la población gana menos que el salario mínimo legal.

Peña reveló públicamente que el pedido de aumento fue un pedido extorsivo de parte de algunos parlamentarios colorados y opositores a cambio de no realizarle cambios al proyecto de presupuesto general de gastos de la Nación 2024. Debido al escándalo que motivaron las declaraciones del mandatarios, los mismos autoridades parlamentarias anunciaron su decisión de rechazar cualquier aumento.

Durante la Asamblea de la CEP, los obispos también analizaron sobre otra “preocupante realidad nacional”, los desalojos. Demostraron dolor hacia los desalojos violentos a comunidades indígenas y campesinos. Lamentaron la falta de consideración a los más vulnerables como las mujeres, niños y ancianos.

Evangélicos, críticos ante el convenio con Unión Europea

Por otro lado, el presidente Santiago Peña se reunió con pastores evangélicos el viernes pasado en la sede del Centro Familiar de Adoración. Los representantes religiosos hicieron llegar al mandatario la desilusión que sienten tras el rechazo del proyecto de ley que plantea derogar el convenio con la Unión Europea sobre respaldo a la educación paraguaya.

El pasado miércoles, la Cámara de senadores dio luz verde para el convenio con la Union Europea, que es resistido por sectores sociales conservadores y religiosos que alegan que la externa colaboración financiera está condicionada, supuestamente, a la implementación de la “ideología de género” en la educación.

Osvaldo Centurión, presidente de la Asociación de Iglesias Evangélicas del Paraguay, en comunicación con ABC, calificó como una “cuchillada en la espalda” el incumplimiento de la que fue una de las principales promesas del presidente Peña en su campaña electoral.

Ante las duras críticas, Santiago Peña pidió a los religiosos evangélicos un diálogo “fluido y fraterno” para encontrar un punto de coincidencia.

Durante una conferencia de prensa, Peña expuso sobre “las gestiones por parte del Gobierno” para introducir al acuerdo “una adenda que respete la Constitución Nacional, nuestros valores, la defensa de la vida, la defensa de la familia, reconociendo la importancia del matrimonio como eje central de la sociedad”.

Lectores: 321

Envianos tu comentario