Nacionales
Aumento de los delitos

Peña hace agua en materia de seguridad: advirtieron que creció significativamente el miedo a la criminalidad

Roque Orrego, especialista en la materia, señaló que las políticas del Gobierno no logran aplacar la inquietud en la sociedad.

Un analista en criminalidad manifiesta que Paraguay cuenta con una sensación de inseguridad muy alta, pero que es importante diferenciar entre la delincuencia predatoria y la delincuencia organizada, además critica fuertemente al Gobierno de Santiago Peña, que a pesar de estar cerca de los primeros 100 días “no está claro cuál es el rumbo para dar mayor seguridad a la ciudadanía”.

Si bien se registra un importante aumento de inseguridad en nuestro país, “no son tan significativos, como lo es la realidad subjetiva” indica Roque Orrego, analista en criminalidad, que además lanza duras críticas al Gobierno de Santiago Peña, dentro de este marco.

La delincuencia predatoria es diferente a la delincuencia que nos atacan en la calle usando la violencia para el despojo de la propiedad o afectación de otros bienes como la vida o la integridad física de las personas, especifica.

“La delincuencia predatoria implica una línea de intervención, la otra es la delincuencia organizada, la delincuencia económica, la corrupción pública, con factores que las invisibilizan” manifestó.

Aumento de inseguridad subjetiva

Confirma que se dio un aumento de la inseguridad predatoria, sin embargo, el aumento de la inseguridad subjetiva es mucho más.

“En este sentido los Gobiernos anteriores y el actual tienen razón cuando dicen que hay una distancia entre la realidad objetiva de amenaza hacia nuestros bienes jurídicos y la sensación de inseguridad”, analiza.

También sostiene que ambas son inseguridades y deben ser objeto de intervención y de políticas de Gobierno. Considera que los planes del Gobierno son mínimos ante el problema que se pretende asumir.

Las consecuencias de la alta inseguridad subjetiva lleva al ciudadano a tomar medidas restrictivas sobre nuestras libertades y derechos e incluso se llega a la autocensura como ciudadanía.

Programa “chau chespi”

“En este tema el nombre ya alimenta la exclusión y la marginación porque finalmente se construye un enemigo que es el chespi” analiza.

También dice que se trata de un problema de salud pública, educación y políticas de empleo ya que esto está asociado al consumo de sustancias prohibidas.

Manifiesta que el Estado paraguayo no aumentó su capacidad de tratamiento de personas adictas, lo que se convierte en el problema central.

“Hay que entender que no se va a resolver con el sistema penal ni con una intervención policial represiva, porque es un problema de salud pública” reafirma.

Finalmente insta a invertir en políticas de salud y educación, para que exista una solución a esta problemática.

Lectores: 302

Envianos tu comentario