Opinión
Panorama Político Nacional

¿Pueden Castillo y Boric ser presidentes del Paraguay?

Gabriel Boric y Pero Castillo con la banda presidencial del Paraguay.

Por José Maria Quevedo

No se asusten! no me volví loco (todavía). La idea de este artículo es analizar que chances existen que un candidato “inesperado” pueda ganar (o de pelea) en las elecciones de 2023 tal como viene sucediendo en el resto del continente y donde los casos del peruano Pedro Castillo y el chileno Gabriel Boric son emblemáticos.

Recapitulemos.

Perú. Junio de 2021. Todos podían ganar menos el que ganó. Un ignoto personaje del que supimos su existencia una vez disputada la primera vuelta. Pedro Castillo.

Chile. Julio de 2021. Todo estaba listo para una definición final entre el comunista Daniel Jadue y el liberal Joaquin Lavin pero Boric y Kast dieron el “sorpasso".

Colombia. Mayo de 2022. Rodolfo Hernández pasa a la segunda vuelta superando a Fico Gutiérrez, hasta ese momento favorito para enfrentar a Gustavo Petro.

A diferencia de estos tres países, en Paraguay no hay balotaje. Y los dos grandes partidos mantienen un control estructural del electorado que les garantiza una ventaja significativa sobre cualquier proyecto alternativo.

Que Boric o Castillo ganen en Paraguay es muy difícil. Pero eso no impide que se puedan marcar algunas cuestiones que podrían provocar cierta sorpresa.

Empecemos por los Colorados; Wiens no estaba en los planes de Santi, el único candidato con estrategia definida y plan de campaña. El Grupo Cartes gastó tinta, papel, tiempo y neuronas en HV. Definir a tu adversario es un punto básico y con un nuevo contendor deberán empezar de nuevo. Como tiene equipo y escucha, no le será tan difícil.

Al Abdismo, la oportuna intromisión estadounidense le vino bien. Si borramos el capítulo “Pasarela Nanduti”, Wiens es mejor candidato que Velázquez. Y no tengo dudas que Marito lo prefiere. Es más, era el candidato que “el presi" quería.

En la Concertación está todo claro; es un trámite para Efraín. Su mayor amenaza es Sebastián Villarejo, un político capaz que al igual que Katya González compite pensando en 2028.

Su principal preocupación está en el post-interna y más precisamente en cómo ese gallo con forma de paloma que viste sotana puede dividir la oposición.

La candidatura de Euclides se puede leer de varias maneras pero vamos a simplificar; su apuesta es esperar el resultado de la interna concertacionista y hacer (desde afuera) lo posible para que le vaya mal, porque si el liberal arrasa y se consolida como primera opción frente a los colorados, se verá obligado a descabalgar para no pasar a la historia como el segundo Caballero Vargas de la era democrática.

Razones para acusarlo de ser funcional a la ANR no faltan; fue dos veces ministro de Abdo y tiene los medios de HC como principal tribuna para sus ataques.

La sotana emplumada

Por lo que se desprende de las declaraciones de algunos referentes del “luguismo emplumado” (el sector del FG que apoya o tiene ganas de apoyar a Gallo) su estrategia consiste en esperar que los números de la victoria de Alegre no sean tan contundentes y que las primeras mediciones post-interna lo ubiquen o bien cerca o por encima del candidato concertacionista para autoproclamarse como el único capaz de derrotar al oficialismo.

Quienes con mayor fervor desean una victoria ajustada de la dupla Alegre-Soledad son los de la sotana emplumada que ya no saben que hacer y decir para justificar su apoyo al exministro de Abdo

Quienes son los Castillo y los Boric de la próxima elección

Un Castillo sería Payo y un Boric serían (siempre en términos electorales) Villarejo o Wiens ¿Cómo podría pasar esto?

El mundo en que vivimos se caracteriza a nivel social por tres cosas: anomia, angustia e intolerancia extrema.

Nos aburrimos rápido de lo que vemos. Necesitamos la novedad. Los contenidos que concentran la mayor parte de nuestra atención se suceden de forma inmediata. El mismo personaje y el mismo tema aburren rápido.

Es el riesgo que corren Santi y Efraín. Su confrontación permanente puede desgastarlos, aburrir, alejarlos de un electorado en gran parte impredescible, que odia las normas, lo establecido y que tiene muchas ganas de poner el mundo patas para arriba.

Las chances de Gallo dependen en gran parte de ese posible desgaste. Será tarea de su publicista, el “Fantasma “ Trejo (NOVA preguntó por él en las campañas de las que asegura haber sido parte y la respuesta fue que nadie lo conoce) que deberá hacer un curso acelerado de “paraguayismo electoral” sino quiere que le pase lo mismo que a los extranjeros que intentan aplicar fórmulas exitosas en el exterior pero inútiles a nivel local.

Por el momento el discurso de "Gallo" está dominado por su gen encuentrista; plantea “unir” lo “mejor” de colorados, liberales e independientes para fundar “la república tricolor”.

Teniendo en cuenta lo sucedido en Perú, Chile, Colombia y hasta incluso Argentina con Alberto Fernández, designado a último momento por CFK (si estará confundida la Argentina que es la candidata a vice quien elige su candidato a presidente) ni Santi ni Efraín pueden estar tranquilos, y menos si en M Lopez y Brasilia “Marc, el terrible” sigue manejando los hilos de un escenario que se torna imprevisible.

Lectores: 469

Envianos tu comentario