Mundo NOVA
Tristeza

Tensión en Latinoamérica: la clase baja aumento un 55 por ciento en el 2020

Según la consultora Latinobarómetro, se analizó el presente y la situación que atraviesan los territorios de Latinoamérica.

Según la consultora Latinobarómetro, se analizó el presente y la situación que atraviesan los territorios de Latinoamérica, en relación a la situación democrática que viven.

En este punto se observó un derrumbe del 8 por ciento en promedio en la economía, mostrando así que apenas el 49 por ciento de la población apoya la democracia y sólo el 6 por ciento dice que en su país hay una democracia plena.

El informe se hizo en 18 países a finales de 2020. El trabajo, sin embargo, aclara, “más que crear problemas nuevos, la pandemia desnuda las carencias existentes”.

El extenso informe, plantea que en gran parte de los países las desigualdades sociales y la falta de confianza en los gobiernos generan un malestar que podría llevar a nuevas protestas como las que sacudieron a Ecuador y Chile a fines de 2019 y Colombia en abril y mayo de este año.

“Los datos 2020 de Latinobarómetro se presentan cuando la pobreza aumentó en América Latina en aproximadamente 50 millones de habitantes, y mientras varios países de esta región tienen las tasas de mortalidad más altas del planeta”, señaló el trabajo.

Además, remarca que la clase baja, que había bajado entre 2011 y 2017 del 55 por ciento al 45 por ciento volvió a subir: llegó en 2018 al 51 por ciento y en 2020 otra vez al 55 por ciento. Y que la clase media está en franco retroceso: de un 43 por ciento de la población en 2017, al 32 por ciento en 2020.

“América Latina tiene el 8 por ciento de la población mundial, pero más del 20 por ciento de los contagiados, y cerca del 30 por ciento de los fallecidos por la pandemia, según datos de principios de 2021”, detalló el documento. Y analizó: “Se revela en toda su dimensión la debilidad de los Estados latinoamericanos”.

El informe concluye que, si las élites políticas no toman medidas claras contra las desigualdades y la discriminación, “los populismos y las autocracias sustituirán las decadentes democracias”.

El trabajo, que se basa en más de 20.200 entrevistas, remarca que la región enfrenta tres crisis: una política, de larga data; otra sanitaria, por el Covid-19 y la crisis económica, con una fuerte recesión, producida por la pandemia.

La preocupación prioritaria, señaló que “debería ser cómo instalar mecanismos que permitan salir de la pobreza a millones de familias que llevan más de 500 años siendo pobres y discriminadas”.

Según el informe, el retroceso económico causado por la pandemia fortaleció las razones por las cuales sus pueblos salieron a las calles a protestar en varios países a partir de 2010.

“Los resultados muestran que no hay ilusión, no se ha disipado el malestar anterior, sino que parece reafirmarse la decisión de no ceder en la demanda de una vida mejor”, señaló. Y agrega: “¡Dignidad Ya!”, es el reclamo que se universalizó.

“Los gobiernos latinoamericanos, que venían en declive junto con sus democracias desde inicios de la década de 2010, como reflejan los datos de Latinobarómetro, llegaron a fines de 2018 al annus horribilis con la caída de Nicaragua y Venezuela desde su condición de democracias para entrar en la categoría de autocracias y dictadura”, sostuvo el trabajo.

Al parecer, advierte Latinobarómetro, “vendrían tiempos tumultuosos” si los gobiernos no hacen algo diferente. “El problema futuro, el desafío de la región, será que los gobernantes terminen el período presidencial”, señaló.

Los países con menos del 40 por ciento de apoyo a la democracia son cinco, mientras que en cuatro países el apoyo es del 60 por ciento o más. Sin considerar a Venezuela (69 por ciento), los países con mayores niveles de apoyo a la democracia en la región son Uruguay (74 por ciento), Costa Rica (67 por ciento), Chile (60 por ciento), Argentina (55 por ciento), Bolivia (54 por ciento) y República Dominicana (50 por ciento).

Un dato que sobresale de la encuesta es que solo el 6 por ciento de la región dice que en su país hay una democracia plena. La mayoría sostiene que la democracia en su país tiene grandes problemas: el 60 por ciento en Argentina, 56 por ciento en Perú, 55 por ciento en Ecuador, 54 por ciento en Chile y 52 por ciento en Colombia y Paraguay. "Uruguay es el país con menos quejas contra la democracia con un 19 por ciento”, detalló.

Las personas que afirman que “no apoyaría en ninguna circunstancia un gobierno militar” aumentaron de un 56 por ciento en 2004 a un 62 por ciento en 2020.

Los países con más satisfacción con su democracia son: Uruguay 68 por ciento, El Salvador 46 por ciento y República Dominicana 39 por ciento. Los más insatisfechos son Ecuador 10 por ciento, Perú 11 por ciento y Honduras 15 por ciento.

Por otra parte, la autoclasificación de clase social de los latinoamericanos indica que "el deterioro económico no se debe solo a la pandemia", sostuvo el trabajo.

La clase baja venía disminuyendo desde el 55 por ciento en 2011 al 45 por ciento en 2017, y repuntó al 51 por ciento en 2018. En 2020, volvió al 55 por ciento.

A la vez, se produjo una disminución de la clase media en la región desde el 43 por ciento en 2017 al 37 por ciento en 2018, y continuó disminuyendo al 32 por ciento en 2020. En sus conclusiones, el extenso informe recuerda que “2018 fue el Annus Horribilis, el peor de América Latina en el último cuarto de siglo”.

Lectores: 108

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: