Información General
El Club de la Escalinata

Adalberto Mongelos, cuando los ajedrecistas sueñan

Adalberto Mongelos.

Por Luis Aguero Wagner para NOVA

En la Escalinata Antequera se desarrolló una partida de Ajedrez entre el campeón y representante del Club Juan Ibañez, y el experimentado ajedrecista Adalberto Mongelós, con vasta experiencia en materia organizativa y aficionado a jugar en lugares públicos de todo el mundo.

Entre sus experiencias se destacan haber jugado ajedrez en el mismo café donde lo hacía Napoleón Bonaparte, en Washington Square y en Paraguay, haber organizado un torneo en homenaje a Zenón Franco en la sede del Congreso Nacional.

Mongelós destacó la iniciativa de llevar el ajedrez a los lugares públicos, considerando la escasez de puntos de encuentro para ajedrecistas que sean accesibles y que "funcionen a toda hora”.

Recordó muchas anécdotas de sus partidas en lugares donde acostumbraban jugar y aún lo hacen celebridades del Deporte Ciencia como Bobby Fischer y las hermanas Polgar.

"La experiencia de llevar el ajedrez a espacios públicos es altamente positiva para una sociedad" destacó Mongelós, quien sigue viajando periódicamente a Estados Unidos, donde se dedica a incentivar en el juego de ajedrez sobre todo entre los niños.

Se auto definió como un hombre que sueña "con que alguna vez se acaben las carencias en el Paraguay" y entre ellas "la falta de espacios donde jugar ajedrez sin limitaciones de horario ni estratos sociales".

Recordó como muy positiva la experiencia en el año 2013, cuando gestionó la visita de Zenón Franco a quien se homenajeó con un torneo.

Manifestó estar complacido por el crecimiento que va teniendo el ajedrez en Paraguay, y de ser partícipe del mismo organizando eventos y torneos.

En acción

Jugó la partida con Ibáñez silbando bajito una canción.

-¿Qué canción es?-preguntó a quienes observábamos atentos la partida en un momento donde Ibáñez amenazaba mate.

La tranquilidad y la experiencia del guerrero de mil batallas.

-La de “El Padrino”-respondió él mismo antes de neutralizar la jugada ganadora de Juan.

Finalmente, Ibáñez se impuso con un mate maravilloso que Mongelos aplaudió.

Pero pidió revancha. Porque los tipos como Mongelos nunca se rinden.

Lectores: 978

Envianos tu comentario