Nacionales
La trama detrás del nombramiento

Como llegó Víctor Ríos a la Corte Suprema de Justicia

Víctor Ríos durante su juramento.

Por José Maria Quevedo

Desde un principio estuvo claro que el lugar que había dejado vacante Gladys Bareiro era para un lIberal. Rápido de reflejos, Blas Llano apeló a su lado liberal para proponer una candidata que agradaba al cartismo; Lorena Segovia. Pero Pakova Ledesma contragolpeó y propuso a Víctor Ríos, previo acuerdo acuerdo con Fernando Lugo y Cachito Salomón.

El ahora ministro juramentado y entonces senador, venía de días muy difíciles; luego de ver truncado su proyecto presidencial al perder la alianza que encabezaba con Salyn Buzarquis la elección para el Directorio del PLRA, debió enfrentar disputas internas en su territorio que terminaron por golpearlo de manera definitiva.

La Corte Suprema le daba la oportunidad de dejar la política para dedicarse de lleno a su otra gran pasión; el derecho. Admirador de Zaffarani, llegar a la Corte era algo tan inesperado como apetecible en el momento más difícil de su carrera política.

Ríos se presentó sabiendo que si el Consejo lo incluía en la terna, su elección sería "coser y cantar". Pero hubía un problema, en la Magistratura perdía 7 a 1.

Pakova le advirtíó a Friedmann que si no cumplían con lo acordado (un liberal a la Corte) se terminaba el compromiso asumido al elegir a Cachito presidente del Congreso. Friedmann le informó a Marito y el presidente le pidió al Consejo el apoyo a Ríos.

Es decir; Abdo se involucra no porque quiera a Ríos como ministro sino porque ve peligrar un acuerdo político fundamental para su gestión de corto y mediano plazo.

El Consejo aceptó la “sugerencia” del presidente y Ríos revirtió la situación.

Candidatura en peligro

Sin embargo, el miércoles 27 de octubre (48 horas antes de su elección) la candidatura de Ríos corre serio riesgo.

Los diputados llanistas amenazaban con reemplazar al abdista Roberto González en el Consejo. Abdo vuelve a agarrar el celular. “Si quitan a Roberto, dejamos de apoyar a Ríos”.

La movida para remover a Gonzalez era una enrevesada jugada “llanocartista” para embarrar la cancha después que su candidata quedara “out”.

Pakova convocó a los “complotados” a una reunión de urgencia y les adviertió el error que iban a cometer.

Edgar Ortíz y compañía se “plaguean" un poco pero terminan cediendo.

Todo vuelve a su cauce. Sin embargo, a última hora, la candidata Alma Méndez decide renunciar. Si esto sucedia, el proceso debía empezar desde cero. Por segunda vez, la segura elección de Ríos corre peligro.

Se producen corridas y los nervios dominan la escena. Finalmente, Méndez desiste de su renuncia y comparece ante la Comisión del Senado.

Ministro exprés

“Van a ser 33” le dice Pakova a un influyente senador el día previo a la elección. Y fueron 33. Abdo dió su ok y se comunicó con el artífice del nombramiento.

“Ahora necesitamos el apoyo para aprobar nuestro presupuesto”

La salida de Ríos le permite a Pakova sumar un nuevo parlamentario a su bloque, Carlos Zena y acrecentar su poder en la Cámara Alta, la institución que hoy decide y gobierna el Paraguay.

Lectores: 166

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: