NOVA Deportes
Mundial 2030

El conflicto entre Bernabéu y Camp Nou molesta a FIFA que podría decidir que la final se juegue en Casablanca

Gianni Infantino, presidente de FIFA.

RUE20-Agadir se prepara para albergar una reunión decisiva del comité tripartito de cara a la Copa Mundial de la FIFA 2030, que será compartida entre Marruecos, España y Portugal. La ciudad será el escenario del anuncio de los veinte estadios elegidos para albergar los partidos del torneo.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) está ahogada en una crisis de gobiernos regionales que se extiende ya por un año, pero lo ocurrido en los últimos meses ha intensificado la situación a niveles sin precedentes.

El escándalo que provocó el expresidente de la RFEF, Luis Rubiales, el caso Negreira, el tema del racismo, además la propuesta de la sanción de seis años de inhabilitación para el actual presidente de la Federación española de Fútbol, Pedro Rocha, la indecisión a la hora de elegir los estadios que acogerán los partidos del Mundial 2030…, además el conflicto entre Bernabéu y Camp Nou molesta a FIFA y acabará dando ventaja a Casablanca para albergar Final del Mundial 2030. Todo esto y más preocupa a la FIFA y la UEFA y los pone a pensar y repensar.

Esto sí, a pesar del concienzudo plan de comunicación que rodea a Pedro Rocha por mostrarlo como un líder influyente y bien relacionado, la realidad es que el presidente de la RFEF está muy lejos de ser relevante en la escena futbolística internacional y ya no cuenta con la máxima confianza de la FIFA.

Tras la propuesta del instructor del Tribunal Administrativo del Deporte para inhabilitar a Pedro Rocha, en la RFEF y la Federación Internacional del Fútbol Asociación se han vuelto a encender las alarmas.

En la Real Federación Española de Fútbol recuerdan que tanto la UEFA, como la FIFA, ya han advertido muchas veces sobre posibles injerencias gubernamentales en las Federaciones nacionales, un hecho que, además, tiene sus consecuencias, entre ellas la posibilidad de perder el Mundial.

En España, ven que es incoherente y, especialmente irresponsable adoptar estas medidas que supongan una vuelta a la inestabilidad y al pasado más reciente. Los servicios jurídicos de la RFEF están estudiando el escrito para presentar las pertinentes alegaciones.

La RFEF es, desde luego, una de las principales asociaciones para ambos organismos futbolísticos, pero todas las crisis vividas en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, la salida de Rubiales, la intervención de las fuerzas del orden por los casos Brodie y Negreira y las detenciones y despidos derivados de los mismos han motivado que la fuerza, como institución, de la Real Federación española esté en horas bajísimas, según afirma Relevo.

Todo esto afectará a un gran evento futbolístico: El Mundial-2030, el cual coorganiza España con Marruecos y Portugal. Este último lo tiene todo claro en lo que respecta a las sedes, Marruecos también tiene claro que participará con seis pero ¿España? Ni eso lo decidió, fuentes dicen diez estadios, otras dicen 11 y hay quien dice doce sedes. Mucha Barbaridad hay en eso.

Es más, Madrid y Barcelona pelean por albergar la final del Mundial-2030, mientras Marruecos, con todo derecho, tiene claro que puede luchar por la Finalísima con el Gran Estadio de Casablanca. FIFA podría preferir la estabilidad de Marruecos y su gran trabajo, decantarse por su opción y darle más protagonismo y regalarle la Final.

Lectores: 580

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: