Información General
La bajante histórica del Paraná

¿Puede Paraguay quedarse sin energía?

Itaipú y Yacyretá afectadas por al bajante del Paraná.

Los administradores de Itaipú informaron que la represa está operando con entre 10 y 14 de sus 20 turbinas debido a la crisis hidrológica.

Esto provocó una caída del 15% en la producción eléctrica con respecto a 2020, y un 35% respecto a 2016, cuando se alcanzó la máxima generación.

Aunque los responsables de la central eléctrica garantizaron el suministro energético, advirtieron que durante el último "período húmedo" (el verano austral) las lluvias no alcanzaron para recargar el embalse, por lo que será clave lo que ocurra en los próximos meses.

Por su parte, la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), que administra la central hidroeléctrica río abajo de Itaipú, informó que están operando 15 de sus 20 turbinas, pero "se genera solo el 40% de la potencia instalada en la central" debido al bajo caudal del Paraná.

En comparación a 2019, la caída en la generación de energía es del 28%.

¿Y ahora?

En este contexto, la pregunta es: ¿cuándo subirán las aguas del Paraná para dificultar este tráfico ilegal, aliviar la situación energética y medioambiental y permitir el uso normal del río?

Los pronósticos no son muy optimistas. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de Argentina estimó que en los próximos tres meses seguirá el clima seco, y durante el período húmedo, entre enero y marzo, podría haber lluvias por debajo de lo normal.

Según le dijo a BBC Mundo Juan Borús, responsable del Instituto Nacional del Agua de la Argentina, si este pronóstico se cumple, en el verano austral, cuando el calor haga que aumente la demanda de agua potable, se podría llegar a una situación crítica.

"Por ahora todas las ciudades ribereñas han tenido que irse adaptando, adecuando las tomas de agua, por lo que se evitó una crisis", señala.

"Pero si la bajante se mantiene no solo habrá un problema de cantidad de agua, sino también de calidad, ya que al estar las aguas tan bajas la concentración de contaminantes y la probabilidad de bacterias es mayor".

"Esta es una oportunidad histórica que tenemos para tomar conciencia de lo que significa tener agua disponible, potabilizable y de buena calidad en la canilla de nuestra casa", afirma.

"Tenemos que ser mucho más cuidadosos en el uso del recurso ahora, y después cuando se termine esta bajante y esta situación tan extrema, igualmente seguir adquiriendo esos hábitos ya en forma permanente".

Lectores: 110

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: